¿Qué recorrido le espera al coche eléctrico?

El principal recelo a la hora de comprar un coche eléctrico es la falta de autonomía que proporciona, con una media de 220 kilómetros por cada recarga. Además, a esto se suma que hay una escasez de puntos de carga en la red de carreteras españolas, por lo que su uso para largas distancias puede ser un rompecabezas. No obstante, hay ventajas. Los usuarios de estos vehículos valoran el ahorro en carburante que consiguen y que su uso es más limpio con el medio ambiente.

A pesar de las ayudas estatales que reciben los coches eléctricos, su precio de compra sigue siendo más caro que un coche de combustión con similares características de potencia y rendimiento. Por lo tanto, el factor clave que ensalza la compra de un vehículo eléctrico es el ahorro que proporciona por kilómetro recorrido.

El coche de combustión tiene un consumo medio de 5 litros cada 100 kilómetros. El precio del carburante es de 1,20 € por litro, por lo que hacer 100 kilómetros tiene un precio aproximado de 6 €. Sin embargo, cuando se compara con el eléctrico, la diferencia es notable. Para la misma distancia, el precio varía de 90 céntimos a 1,20€. Por lo que, si en un año se hacen 12.000 kilómetros de media, con un coche eléctrico puedes ahorrar casi 600 euros.

Ahora bien, para conseguir estos buenos datos es fundamental tener un enchufe en la plaza de garaje que permita aprovechar el menor precio de la luz que hay por la noche. Concretamente, desde las 22:00 horas hasta las 12:00 horas. Pero, si se recarga el coche en un punto de pago las cifras cambian. No hay un precio fijado y las estadísticas lo sitúan en 5 y 8 euros por cada 100 kilómetros.

Futuro sobre ruedas

Actualmente, España cuenta con 5.000 puntos de carga. Esto representa el 4,2% de la red comunitaria europea y se sitúa por detrás de Holanda, Alemania, Francia y Reino Unido.

Las grandes eléctricas españolas tienen planes para ampliar los puntos de carga dado el fuerte crecimiento del sector. Junto con el gobierno estudian la posibilidad de que en los próximos cuatro años haya 25.000 puntos de recarga por toda la geografía. El objetivo es conseguir un punto de carga por cada 100 kilómetros.

En los últimos cinco años se han instalado miles de puntos de carga y eso se ha traducido en un aumento de las matriculaciones. En 2018 los coches eléctricos e híbridos han registrado una subida del 41% respecto al año anterior. No obstante, su cuota de mercado es un 6,6% y aún sigue siendo pequeña. Además, si el porcentaje se secciona en híbridos y eléctricos, estos últimos sólo suponen un 1,05% de la cuota de mercado. Es decir, 13.882 unidades vendidas sobre el total.

Por otro lado, el gran perjudicado del mundo del automóvil ha sido el diésel. Sus ventas han bajado un 20,7%. Los motivos principales se deben a las restricciones de estos vehículos en el acceso a las grandes ciudades y que la futura ley los penalizará fiscalmente por las emisiones de gases.

Los buenos datos que viven los coches “ecológicos” se deben a que cada vez hay más educación respecto a su uso, según los expertos del sector. Otro motivo se debe a que muchos compradores han optado por el renting o alquiler de vehículos a largo plazo, que desde que se implantó, hace más de 20 años, ha finalizado 2018 como el mejor de sus ejercicios.

Para muchos el coche eléctrico no es el futuro y sí el presente. Los datos del pasado año han sido muy buenos, pero aún queda mucho camino que recortar y para ello se debe solucionar su precio, tiempo de carga y autonomía.

Autor: Daniel Moreno (31 enero 2019)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!