Trucos para viajar barato

Viajar barato. Dos palabras que forman una frase que puede mover montañas y derretir los corazones aventureros más duros. Un sueño hecho realidad para muchos; una oportunidad para conocer mundo para otros. E Internet llega a jugar un papel clave.

España es un país de viajeros enganchados a Internet. No solo se reservan ya la mayoría de los viajes de forma “online”, sino que, además, se decide el destino en función de lo que se encuentra en la red, según un estudio de lastminute.com.

Os acercamos algunos trucos para cada vez que queramos viajar, sobre todo en avión, que suele ser lo que más se acaba yendo de .

1. COMPRA BILLETES DE MADRUGADA

Como lo lees. Compra siempre los billetes de madrugada, sobre todo de avión. Concretamente, sobre la 1 de la madrugada.

Esto se debe a que las aerolíneas actualizan sus asientos libres un poco antes de esa hora, volviendo a poner a la aquellos billetes que no se hubieran vendido el día anterior o, incluso, días antes. Ellos buscan una última oportunidad de llenarse al completo, mientras que a ti te sirve para aprovechar los descuentos que hay disponibles.

2. UTILIZA EL MODO INCÓGNITO DEL NAVEGADOR

Cada vez que consultas el precio de un billete de avión en cualquier buscador de Internet (Vueling, Rumbo, Google Flights, etc.), eso se queda registrado gracias a las “cookies” y a la información que reciben los servidores de la web. Si entras en otro momento a comprarlo o, directamente, otra persona se interesa por ese mismo vuelo en esos días unos segundos más tarde, el precio habrá subido.

Si haces tus búsquedas desde el modo incógnito del navegador, los buscadores no recabarán información tuya (al cerrar el navegador, se borran los datos de navegación, el caché, las “cookies” y los datos de entrada), por lo que si no te decides a comprar en ese instante, podrás buscar más tarde que no encontrarás una subida de precio – o, al menos, no tan descomunal –.

3. COMPARA LOS RESULTADOS DE VARIOS BUSCADORES

No todos los buscadores ofrecen los mismos trayectos ni precios. Además, las varían de un sitio a otro, sobre todo en lo que se refiere a combos de vuelo + hotel, por lo que nunca puedes dejar de mirar en varios sitios.

Lo recomendable es abrir los buscadores más importantes en una ventana de incógnito e introducir los mismos parámetros de búsqueda. Una vez que tengas delante todos los resultados posibles, tendrás más claro cuál es la opción más barata.

4. ¿COMPAÑÍA LOW COST O NO?

Una compañía aérea “” es aquella que ofrece plazas, generalmente, más baratas que las de otras aerolíneas. La reducción del precio se debe a que, cuando adquieres un billete, el precio marcado en la página web o buscador suele ser sin , las cuales se sumarían en el cómputo final de la , antes de pagar. Además, tienden a operar en aeropuertos secundarios o en terminales más alejadas y son más restrictivas en cuanto al equipaje (suelen cobrar por facturar la maleta).

Cuando adquieres un billete de avión por Internet tienes que fijarte, primero, en las tasas (si están incluidas o no) y segundo en el tema de equipaje. También tienes que tener cuidado con que no haya “overbooking”, una práctica muy habitual, ya que puede ser que te quedes en tierra hasta que te asignen un nuevo avión.

¿Cómo saber si elegir una compañía así o una clásica? En general, para vuelos cortos o aquellos en los que vayas a estar poco tiempo fuera y solo lleves maleta de mano, se vuelve más rentable volar en low cost; en los vuelos largos (más de 4-5 horas) es más cómodo viajar en una compañía tradicional y suelen, además, hacer descuentos importantes en determinados horarios. Si tienes que facturar una maleta, la compañía tradicional no cobra y puedes hacer el “checking” de forma online, con lo que te ahorrarás tiempo al no tener que hacer muchas colas en el aeropuerto.

5. USA GOOGLE FLIGHTS PARA QUE TE SEÑALE DESTINOS BARATOS

Si eres un aventurero y lo que quieres es conocer mundo, sin importar dónde, Google Flights puede ser tu aliado más fiel a la hora de encontrar un viaje barato.

Una de sus herramientas, “Descubre destinos”, permite introducir un mes y una franja temporal dentro de este (una semana, dos semanas, un fin de semana). Así, con una duración del viaje, el lugar de salida y el continente al que quieres viajar (puedes añadir también intereses determinados si buscas ver o experimentar algo en concreto), Google te enseñará una lista de vuelos de menor a mayor precio. Es una buena manera para encontrar auténticos chollos.

6. REGÍSTRATE EN LAS AEROLÍNEAS

Registrarse en las aerolíneas es gratuito, lleva muy poco tiempo y se hace en la página web de cada compañía. Además, en casos de “overbooking” tienes prioridad para que te encuentren un asiento libre (o, incluso, te suban a clase “business” o primera clase), puedes acumular puntos canjeables por descuentos o te llegarán al correo promociones especiales solo por el mero hecho de estar registrado.

Aunque no sean cosas que puedas aprovechar en tu viaje más próximo, sí que tendrán bien para viajes futuros.

7. PROGRAMA NOTIFICACIONES ANTE LOS CAMBIOS DE PRECIO EN LOS VUELOS

Aquí tu mayor aliado es Google Flight, ya que permite guardar itinerarios de vuelos al hacer las búsquedas, de manera que puedas consultarlos posteriormente y hacer que Google Now te notifique en el teléfono móvil cuándo cambian los precios.

Los mejores precios suelen darse 54 días antes de la fecha del viaje. Dos meses antes de cuando tengas pensado viajar, empieza a buscar y guarda esas rutas. Cuando llegue esa fecha óptima, mira tus notificaciones y escoge la opción de viaje más barata.

8. VIAJA ANTES DEL AMANECER, LOS MARTES/JUEVES Y EN DICIEMBRE/ENERO

Viajar antes de que salga el sol es esencial si quieres conseguir un descuento bastante jugoso. Además, como son los primeros vuelos del día, no suelen llevar tantos retrasos como uno que sale a las 19 de la tarde, por lo que también te evitarás un posible disgusto.

Los días más baratos para viajar son los martes y los jueves, porque no llegan a ser justo antes del fin de semana ni a principio de semana. Los peores son los lunes y los viernes, tenlo en cuenta al seleccionar una fecha.

En cuanto a los meses y épocas del año, cuando es festivo (Semana Santa o justo antes de Año Nuevo) o verano los precios se disparan. Si tienes la oportunidad, intenta viajar en diciembre (antes de Nochebuena) o en enero (después de Reyes), porque notarás una bajada de precios bastante llamativa.

9. ¿Y LA ESTANCIA?

Si pretendes hospedarte en un hotel u hostal, el día más barato para dormir es el domingo. Si solo vas a estar un fin de semana, los hoteles de las grandes ciudades, sobre todo en Europa, ofrecen ofertas interesantes con descuentos llamativos, según lastminute.com.

Al reservar el vuelo en Internet, muchos de los buscadores ofrecen paquetes completos con estancias incluidas. Si te interesa, mira los precios, pero, a su vez, busca solo la estancia a parte y mira en las propias páginas webs de los hoteles, ya que muchas veces los precios fluctúan.

Si te atreves a compartir apartamento con desconocidos, existen páginas webs en las que personas con casas en el lugar que vas a visitar dejan que te quedes con ellos de forma gratuita. Estos portales, como couchsurfing.com suelen estar controlados y tienes muchas valoraciones de otros que indican cómo ha sido su experiencia. Es ideal para jóvenes más que para familias.

Otra opción puede ser que, si vas a estar un relativamente amplio, como puede ser dos o más semanas, hagas un intercambio de casas. Tu te quedas en casa de alguien y otras personas se quedan, a cambio, en la tuya. Es una manera también gratuita de alojarte en diferentes ciudades o pueblos de todo el mundo. Una de las páginas más populares para este tipo de cosas es intercambioCasas.com.

Fuente: (26 mayo 2018)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!