¿Cómo el social media puede ayudar a un autónomo, freelance o a una pyme?

El pasado fin de semana se celebró en Santander la cuarta edición del que se ha dado a conocer como el evento social media más importante del norte de España, el Santander Social Weekend, un año más organizado por El Diario Montañés, el periódico con mayor difusión de Cantabria.

Ambicioso y sin dejar caer la reputación que ha venido forjándose en ediciones anteriores, ha contado con la presencia de profesionales de diferentes ámbitos y con más de 200 asistentes, todos ellos unidos por el mundo digital y las redes sociales. Se ha profundizado en objetivos, estrategias, creatividad, innovación, comercio electrónico y analítica digital, dejando una idea clara, que lo digital ha venido para quedarse y se ha instaurado en todas las disciplinas que se nos puedan ocurrir, y también en la economía, las finanzas y la educación financiera.

En los últimos años el acceso a Internet y a los medios de comunicación digitales se ha convertido en la fuente de información más rápida y accesible y, muchos de nosotros, además de nutrirnos de ello, interactuamos en las redes sociales. Por eso hoy en día, una empresa si no está en internet prácticamente no existe. De la misma forma, como bien dijo Santiago Salazar, “cualquier persona con un smartphone puede ser un medio de comunicación”, y es que nadie duda que el social media ha ganado la partida en pocos años a los medios de comunicación tradicionales y ha demostrado que las herramientas online, en su conjunto, con webs y aplicaciones, siguen evolucionando con la misma rapidez que nacieron.

Finanzas para Mortales ha querido recopilar algunas ideas que escuchamos en el #SantanderSW y que pueden ser interesantes para autónomos o freelance, emprendedores, pymes, o cualquiera que trate de posicionar en Internet su marca personal, sus servicios o a su empresa.

El marketing digital está en auge, aunque los profesionales recomiendan mezclarlo con las campañas de publicidad tradicional.

Tristán Elosegui dejó claro que “las redes sociales son eso, sociales” y que no hay que confundir su objetivo con la estrategia en marketing. Aunque la venta no es directa a través de las redes sociales, éstas sí dan visibilidad al producto o marca y son capaces de influir en el cliente.

Javier Burón, co-fundador de Social Bro, insistió en que tanto profesionales, pymes o grandes empresas han de estudiar “quién es su audiencia, cómo llegar a ella y, lo más innovador, por qué está interesado en su marca”. Es primordial saberlo dijo, porque “es mejor enviar el mensaje correcto, en el momento preciso, y a la persona adecuada, que dirigirse a las masas”. Con lo cual, encontrar nuestro público potencial es básico. Respecto a esto, Javier Sirvent señaló que “es más barato retener a un cliente que buscar a otro nuevo”, y que estemos en el lado que estemos, debemos valorar siempre la experiencia y la confianza personal y profesional.

Jimmy Pons, destacó el Content Manager frente al Community Manager, el paso del contenido informativo al engagement, “hay que convencer y enganchar al cliente” dijo, mostrándose convencido de que el contenido será quien gobierne y siempre debe estar dirigido por un profesional y un buen gestor de contenidos.

En la misma línea, Dolores Vela comentó que “todas las pymes pueden competir con los grandes en Internet, pero que para ello hay que generar buenos contenidos” y resaltó la creatividad, la gran olvidada, al nivel de los objetivos y de la estrategia.

Si estás creando algo propio que sepas que el “do-it-yourself” está en el momento adecuado. Lara Tiscar, de la Escuela de Organización Industrial (EOI), explicó que “lo personal tiene fuerza, está de moda y consigue salir de la red para volver a nosotros”. Hizo hincapié en trabajar con “la pareja perfecta: Twitter + blog” para posicionar bien la marca personal, y añadió que el truco para que el contenido triunfe está en elegir bien el criterio.

José Antonio del Moral intentó acercar la indiscutible utilidad del Big Data: “elaboremos el contenido que elaboremos, siempre tenemos que tomar decisiones basadas en muchos datos y mucha analítica”. Es imprescindible basar todas las decisiones en el análisis de datos a través de herramientas. De hecho, argumentó que “ya son robots los que establecen los precios en función de la oferta, la demanda y las tendencias, esto es la aplicación del Big Data”.

Hablando de robots, Javier Sirvent acaparó la atención del público asistente. Un año más, llenó su ponencia de novedades tecnológicas destacando la ‘intrusión generalizada’ de robots en nuestro mundo profesional y el desarrollo de los coches autónomos. Aludió también a la economía colaborativa y advirtió que debemos estar preparados para los trabajos del futuro, trabajos que aún no existen, competitivos y globales, resultantes de la transformación laboral que ya estamos viviendo.

En definitiva, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) están en todo. Ya no es cuestión del ámbito profesional ni del tipo de negocio, ni tampoco es cultural ni generacional. El mundo digital acapara nuestro tiempo y debemos adaptarnos en función de nuestros principios y de nuestra personalidad, construyendo casi sin darnos cuenta nuestra marca personal. Como todo, esto también tiene una parte positiva y una menos buena, de ello habló María Oruña: “cuando estás en la red estás más expuesto, pero la fortaleza y la inteligencia te servirán para dar a todo el valor justo”.

Lisandro Caravaca cerró el evento alertando sobre el efecto que la evolución de ‘lo digital’ está teniendo sobre la sociedad. Hace poco más de una década ya existían los blogs y foros, y muchas personas comenzaban a comunicarse a través de Internet, pero aún no se habían estrenado las redes sociales y nadie podía imaginar su propio perfil social digital, y mucho menos que tendríamos varios diferentes y en aplicaciones móviles… Para sorpresa de todos, según Lisandro, “en el mundo ya hay más móviles que personas”, y “hay quienes miran el smartphone unas 150 veces al día”. De ahí el título de su ponencia, “Necesitas una dieta digital, ¡y lo sabes!” Por lo menos, también existen ya aplicaciones específicas que permiten controlar la ‘adicción’ al móvil.

En conclusión, si eres autónomo, freelance, o pyme, la presencia en las redes sociales puede resultarte muy útil para dar a conocer tu negocio y mantener un canal de comunicación directo con el público objetivo. Estas mismas redes facilitan la conversión en ventas, pero no son canales de venta directa. Es importante que en todo momento seas consciente de que estás trabajando un perfil social digital y dinamizando una marca personal, aunque seas una pequeña empresa. Ten presente que los detalles importan, cuida la forma de dirigirte a los seguidores y de interactuar. No olvides los consejos anteriormente leídos, infórmate de qué herramientas te pueden ayudar a gestionar tu negocio en la red, y si prefieres no liarte, baraja solicitar los servicios de un Community Manager profesional.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!