Sobre la factura eléctrica

Conceptos básicos de la factura eléctrica o factura de la luz

Punto de suministro: Cada instalación eléctrica, bien sea de un domicilio, de un local o de una , tiene que tener un  que lo identifique. Estas siglas corresponden al Código Universal del Punto de Suministro. Es un identificador único de un punto de suministro de que consta de 20-22 caracteres.

 

Potencia: La es la cantidad de energía que se consume por unidad de tiempo. La potencia se mide en Julios (J) y la equivalencia de 1J/seg., es un (W). La unidad vatios (o wattios), se utiliza sobre todo para medir la potencia eléctrica, la que utilizaremos en la de la luz.

Es importante conocer la diferencia entre la potencia contratada y la potencia demandada, la primera la encontraremos especificada al comienzo de cada una de nuestras facturas, y será siempre la misma, mientras la mantengamos en el . Debemos saber aproximadamente qué cantidad de potencia vamos a demandar al mismo tiempo para no contratar más de la necesitada y pagar sin necesidad, o menos y que en algunos momentos puedan saltársenos los plomos como medida de de la red eléctrica de nuestro hogar.

La potencia demandada es como su propio nombre indica la potencia que requerimos a lo largo del de facturación. En este caso no vamos a entrar a explicarla más a fondo puesto que en las facturas de menos de 10 contratados, como es el caso de esta de 2.0, no se utiliza.

 

Lecturas: Las lecturas hacen posible conocer la cantidad de electricidad medida y reflejada en el , y es de acuerdo a estos datos como se realiza la .

 

Término de potencia: Es el a pagar por la potencia que tenemos contratada con la compañía de suministro eléctrico, y no por el . La potencia contratada nos la cobran haya consumo o no, pues se paga por la disposición de energía para el . También se llama o .

 

Término de energía: Es lo que pagamos por la energía que consumimos. Se halla multiplicando el precio en por (€/) por la energía que se ha consumido en el periodo (dato que figura en el contador). También se conoce como , o .

 

Impuesto de electricidad: El de electricidad es uno de los establecido sobre consumos específicos, en este caso, sobre el consumo eléctrico. Viene marcado por el Estado y actualmente es de 4,864%, porcentaje que se aplica sobre la cantidad facturada.

 

Kilovatio (kW): Un equivale a 1000 vatios (W). La potencia eléctrica se expresa en vatios. Si se miden potencias pequeñas se habla en vatios (W), pero si se miden potencias medianas o de gran tamaño se expresan en kilovatios (). Podemos ver también cantidades expresadas en kilovatios-hora (kWh). Generalmente se utilizan los kilovatios-hora cuando lo que se mide es la potencia que consume un aparato eléctrico durante un periodo de tiempo determinado. En concreto esta unidad de energía corresponde a la potencia de un kilovatio durante una hora. Esto es equivalente a 3,6 millones de julios de potencia. Esta expresión es común en la del consumo eléctrico domiciliario.

 

Tarifa: Como sabemos, una es el precio que se paga por un determinado o servicio. En el caso de la tarifa de la luz o tarifa eléctrica, es el que se paga por el suministro del producto. La tarifa puede ser de o de , antes llamada  y ahora . El debe conocer el tipo de tarifa que contrata y el precio del kilovatio (kW).

 
PVPC: Ahora se llama  () a lo que antes era la tarifa regulada (TUR: ), y que tienen unos 17 millones de hogares. Sin embargo, las siglas TUR no desaparecen y se usarán para referirse al Social. Las compañías que hasta ahora ofrecían la TUR, las llamadas CUR (Comercializadoras de Último Recurso), ahora se llamarán comercializadoras de referencia.

 

 

Tipos de consumo

 

Antes de elegir una u otra tarifa de la luz debemos saber, al menos de forma aproximada, qué potencia vamos a necesitar. Simplemente hemos de contabilizar cuántos aparatos eléctricos puede ser el máximo que vamos a conectar al tiempo.

 

Por ejemplo, piensa cuál es el momento a lo largo de todo un mes que más aparatos tienes conectados al mismo tiempo; puede ser mientras preparas la comida del día siguiente (un fogón de vitrocerámica 1’2 kW) y aprovechas para planchar (1 kW). Estás viendo la tele (350 kW) y has dejado puesto el lavavajillas (1’1 kW). En total puedes estar consumiendo al mismo tiempo 3’650 kW. Por lo que tendrías que contratar hasta 4’4 kW para asegurarte de que nunca te van a saltar los plomos por exceso de consumo de la red eléctrica.

 

En función del consumo que cada uno crea que va a necesitar, debe mirar las diferentes tarifas que hay en el . En el caso de los domicilios o pequeños comercios sin aparatos eléctricos especiales lo normal es que necesite una siempre inferior a 10 kW. Luego existen tarifas entre 10 y 15 , superiores de 15 kW, e industriales, que son las usadas en grandes y fábricas.

 

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!