¿Puedo acceder al nuevo subsidio de 430 euros para mayores de 52 años?

Entra en vigor el nuevo subsidio para los parados mayores de 52 años. El decreto ley, publicado este martes en el BOE, contempla un conjunto de medidas que afectará directamente a la economía familiar de 380.000 personas.

La inestabilidad en el mercado laboral español, arrastra una década de vaivenes. Los datos del paro, en los últimos años, son alentadores si se observa desde un prisma ajeno a la calidad de la contratación. Los trabajos a tiempo parcial y el desempleo de larga duración son el eje en el que gira la población activa del país.

El subsidio para los mayores de 52 años, es una medida de choque que pretende ampliar la cobertura de prestaciones sociales. Anteriormente, este subsidio sólo cubría a los mayores de 52 años. No obstante, éste no es el único cambio importante que aplica la nueva ley.

Desde Aerosolutions te explicamos las claves de cómo puede afectarte y cuáles son los beneficios para la economía familiar.

  • En primer lugar, se retrasa la edad mínima para percibir el subsidio, pasando de los 55 años a los 52 años actuales. Además, se eliminan los porcentajes aplicables si quienes lo solicitan provienen de un trabajo a tiempo parcial. Es decir, se recibirán 430 euros y no menos, a pesar de haber trabajado de forma parcial. Afectará a 12.000 personas que estaban cobrando menos.
  • Se elimina la consideración, para recibir el subsidio, de las rentas de la unidad familiar. Esto es, ahora se mirará la renta personal por lo que más personas podrán estar dentro del perímetro de esta ayuda.
  • Con las anteriores consideraciones, 114.000 personas se verán beneficiadas. Sumado a los que recibían la ayuda anteriormente, en 2019 recibirán el subsidio 380.000 personas en total. Esto incrementará el gasto social en 1.960 millones de euros al año.
  • Respecto a la cotización por jubilación, la base mínima crece del 100% al 125% y empezará a ser efectivo a partir del 1 de abril. Además, el subsidio podrá percibirse hasta la edad de jubilación. La norma anterior obligaba a dejar de percibirla en cuanto se pudiese acceder a una modalidad contributiva de jubilación, hecho que forzaba a jubilaciones anticipadas y, por lo tanto, una menor prestación.

Por otro lado, las empresas se beneficiarán con 1.300 euros anuales durante los tres primeros años, si contratan a desempleados que hayan estado inscritos en el SEPE al menos 12 meses de los últimos 18 meses. Por otro lado, la bonificación será 1.500 euros si la contratada es mujer.

Por último, se debe haber cotizado por desempleo durante 6 años de la vida laboral y no tener rentas que superen el 75% del salario mínimo interprofesional, sin incluir la parte proporcional de las pagas extra.

Autor: Daniel Moreno (14 marzo 2018)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!