¿Por qué van a desaparecer los coches diésel?

Se estima que el 10% de la contaminación mundial es producida por los automóviles. Además, si se segmenta respecto al carburante, un coche diésel contamina hasta 4 veces más que uno de gasolina de similar motor. Estos datos no han pasado desapercibidos y así lo demuestra el último sobre de vehículos. En 2017, las matriculaciones de diésel en España descendieron un 8% y las de gasolina aumentaron un 22% respecto al año anterior. Especialmente significativo fue el aumento de las de híbridos y eléctricos con un aumento del 81,07%.

Entonces cabe preguntarse, ¿Por qué este cambio de tendencia si los coches diésel han dominado históricamente las carreteras españolas? Porque se cree que es un combustible que va a desaparecer por ser muy contaminante y, hasta que eso ocurra, aumentarán los y el del carburante hasta un 30%, según la propuesta que ha presentado el Ministerio de tras las presiones recibidas desde Bruselas. Esta iniciativa no es nueva. Desde hace casi una década se empezó a plantear como medida para combatir las emisiones de CO2.

El bolsillo de los

Como ejemplo de la repercusión económica que supondría una subida del 30% en su precio, el litro de gasoil pasaría de 1,2 de media a 1,56 euros. Suponiendo que un medio tiene una capacidad de 60 litros, llenarlo costaría 22 euros más.

Esta medida, que aún no se ha aprobado, ya ha calado en la ciudadanía y las reacciones no se han hecho esperar. En 2018 las matriculaciones de diésel fueron 650.728 unidades, mientras que las de combustión por gasolina alcanzaron las 460.995 unidades. El registro de híbridos y eléctricos fue de 34.828 coches. Sin embargo, en 2017 las matriculaciones de vehículos diésel fueron de 599.194 unidades, las de gasolina de 562.272 y las de híbridos y eléctricos de 63.062 unidades. Por lo tanto, se observa que la tendencia se ha inclinado a hacia una menor de coches diésel y una mayor apuesta por los gasolina, híbridos y eléctricos.

Otra medida que está eliminando el encanto de los vehículos diésel viene desde Alemania. Recientemente, un tribunal alemán anunció que las distintas ciudades del país podrían vetar el tráfico de coches diésel en sus calles. Hamburgo ha sido la primera en prohibir este tipo de vehículos en dos grandes avenidas de la ciudad. En concreto, se prohibirán todos los coches diésel que no cumplan con la normativa de emisiones euro-6. Las zonas ya están señalizadas y las multas por incumplimiento irán desde los 25 a los 75 euros.

En definitiva, el futuro de los coches diésel no es muy alentador. Las posibles subidas del combustible (hasta un 30%) y las primeras medidas que prohíben su uso ya han dejado huella en las ventas del sector. La gasolina ha subido al pódium de ventas, pero por ritmo de crecimiento, los coches híbridos y eléctricos han metido una marcha más.

Autor: Daniel Moreno (2 julio 2018)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!