¿Por qué el deporte que tiene más seguidores y genera más ingresos tiene un nivel de dopaje muy bajo?

07/08/2013 | FxM – Hugo Vázquez

Hay drogas que ayudan a saltar más alto, a correr más rápido, a ser más fuerte… ¿Habrá alguna droga que pueda convertir a un futbolista mediocre en un Messi?

Después de los escándalos por dopaje que han manchado la reputación del Tour de Francia, de la Liga Profesional de Baseball de los EE. UU. y de los velocistas de élite, la FIFA se prepara para poner en práctica el “Perfil Biológico” (considerado el mejor método para detectar el uso de drogas para mejorar el rendimiento) para Brasil 2014.

Aunque la mayoría de los atletas reconoce que doparse equivale a hacer trampa su efectividad es ampliamente reconocida, aunque sea malo para la salud y puede acarrear sanciones.

La FIFA menciona en su página web que “…la FIFA trata con individuos ambiciosos e independientes, (Y) la estrategia de la organización contra el dopaje se basa en la concienciación y en la prevención”, pero ateniéndonos a los resultados de sus controles antidopaje, es un deporte en el que los atletas de élite casi no se dopan.

Estos controles anti-dopaje de la FIFA han dado estos resultados (positivos) en los últimos años: 0,34% en 2004, 0,33% en 2005, 0,32% en 2006; 0,36% en 2007; 0,23% en 2008. En 2009, en el fútbol se llevaron a cabo 32.526 análisis de dopaje a lo largo y ancho del mundo y 68 análisis (0,21%) resultaron positivos y 5 de ellos (0,02%) dieron positivo en esteroides anabólicos. En general, el cánnabis y la cocaína representaron el 70-80% de los resultados positivos.

A mediados de este año 2013, Forbes calculaba el valor económico de los cinco equipos de fútbol más valiosos en poco más de 11,6 mil millones de dólares. Según la misma revista, Cristiano Ronaldo, uno de los dos mejores jugadores en la actualidad, está entre las 50 personas más destacadas del mundo en cuanto a ingresos, posicionamiento mediático en Radio, Prensa y redes sociales. Finalmente, la lista de equipos deportivos con más seguidores en Facebook está encabezada por el Real Madrid, el Manchester United y el Barcelona.

La más reciente estimación llevada a cabo por la FIFA indicaba que alrededor del 4 por ciento de la población mundial, 270 millones de personas, participaban activamente en el fútbol, ya fuera como jugadores (265 millones) o como árbitros y funcionarios (5 millones). Y los seguidores de este deporte a nivel mundial rondan los 1,6 billones de seres humanos.

¿Y siendo el Fútbol el deporte que más participantes y seguidores tiene y, por ende, más ingresos genera, por qué hay tan pocos casos de dopaje en él?

En el estudio “No systematic doping in football”, el profesor Dominic Malcolm, de la Loughborough University del Reino Unido dice: “todos los deportes requieren una combinación de habilidad física y destreza técnica, siendo aquellos en los que se premia más la primera que la segunda los que reportan más uso de drogas”.

En otras palabras: “No hay fármaco alguno que pueda convertir a un jugador mediocre en un Messi o un Cristiano Ronaldo”; además, entre los deportes, aquellos realizados en equipo y los que utilizan motor están menos marcados por la sombra del dopaje que aquellos que se practican de manera individual. Siendo una excepción el baseball, específicamente el jugado en los EE. UU.

Aunque parezca estar limpio de dopaje, el fútbol tiene graves problemas derivados del abuso de analgésicos y suplementos. El artículo “Abuse of medication during international football competition in 2010 – lesson not learned”, publicado por el British Journal of Sports Medicine en marzo de 2012, da los siguientes datos: “Durante la Copa del Mundo 2010 alrededor del 70 por ciento de los jugadores tomó algún tipo de medicación, el 60 por ciento de los participantes tomó analgésicos por lo menos una vez y, finalmente, cerca del 40 por ciento ingirió analgésicos antes de cada partido.”

El Doctor Malcolm, reconocido como uno de los que más sabe sobre dopaje en el fútbol europeo, realizó una encuesta anónima en 2004 entre futbolistas de la Premier League, de los resultados podemos destacar que el 60 por ciento de los jugadores no creía que les fuera a tocar un control antidoping y que alrededor del 45 por ciento conocía compañeros que consumían drogas; cocaína y canábis, principalmente.

La misma FIFA reconoce que “… En vista de la cantidad de integrantes, del calendario y de los resultados positivos, los análisis individuales en el fútbol resultan ineficaces e ineficientes. Los análisis aleatorios colectivos y sin aviso previo entre los equipos de élite poseen un mayor efecto disuasorio.”

Esperemos que la frase: “no hay fármacos para convertir a un jugador mediocre en Messi” sea suficientemente disuasoria para evitar sorpresas desagradables en el deporte más famoso del mundo.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!