Un paso adelante: la mujer gana protagonismo

Desde 1975, el mundo conmemora el Día Internacional de la Mujer con el objetivo de luchar por la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo. La ONU eligió ese día en recuerdo de las 123 mujeres trabajadoras que murieron en el incendio de la fábrica de camisas Shirtwaist en Nueva York en 1911 aunque haya muchas fechas más para recordar el esfuerzo y la lucha de las mujeres por exigir un mundo más igualitario. Mucho camino se ha recorrido desde entonces pero no es menor el que queda para alcanzar la paridad de género. Los hombres siguen copando los puestos decisivos en todos los ámbitos de la vida.

En política, y según la ONU, hay 10 jefas de Estado y 9 jefas de gobierno en el mundo. En 1995, el 11.3% de los parlamentarios eran mujeres; más de 20 años después, el porcentaje ha alcanzado el 22%. No es un mal dato pero el panorama se oscurece al calcular que, a ese ritmo, se alcanzará la igualdad parlamentaria… ¡dentro de 50 años!

Si nos fijamos en España, el 40% de los diputados son mujeres, lo que nos sitúa en el tercer puesto del ranking europeo, por detrás de Suecia y Finlandia. De los autonómicos, destaca el Parlamento vasco por ser el único con mayoría femenina ¡todo un logro! Dentro de los partidos políticas, las mujeres ocupan el 37.5% de los cargos ejecutivos aunque los secretarios generales y los candidatos a la Moncloa han sido hombres (aunque las socialistas Carme Chacón o Susana Díaz lo hayan intentado). De los 13 ministros de Rajoy, 5 son mujeres. Y en cuanto a la política local, el 22% de los alcaldes españoles son mujeres, un porcentaje que se ha triplicado en apenas una década.

Si nos centramos en el mundo empresarial, y a pesar del nuevo Código de Buen Gobierno Corporativo de las empresas, la presencia femenina sigue siendo insuficiente: de los 452 consejeros de las empresas del IBEX, sólo 87 son mujeres. No llega al 20% frente al 46% de Noruega, el 34% de Francia, el 33% de Suecia o el 30% de Italia. En cuanto a directivas, nos encontramos con un escaso 12% según la Asociación Española de Directivos que lleva años apostando por la conciliación.

También en el ámbito universitario la mujer está a la zaga. De las 50 universidades públicas que hay en España, sólo 3 tienen rectora y las catedráticas suponen el 21% de todo el personal docente en esta categoría. Donde no estamos nada mal es en investigación: el 39% son féminas, cifra que nos sitúa por encima de la media europea (un 33%) y a pesar de que algunas encuestas han señalado que una importante mayoría de la opinión pública, un 63%, considera que las mujeres no sirven para ser científicas de cierto nivel.

Las mujeres suponen el 58% de los titulados universitarios pero, en general, tienen empleos peor pagados, con mas temporalidad, jornadas parciales involuntarias y menos cargos. Según el sindicato UGT, necesitarían trabajar más de dos meses (78 días) al año para cobrar lo mismo que un hombre en trabajos de igual valor. De hecho, ganan 6.000 euros menos lo que sitúa la brecha salarial en un 23%. Por todo ello, sus pensiones también son más bajas, un 31%.

En el ámbito de la cultura, las cifras también dejan mucho que desear: sólo el 19% de las películas y el 20% de los libros estrenados en España el año pasado estaban firmados por mujeres. En el mundo del periodismo también se aprecia la desigualdad: el 60% de los alumnos de las facultades son chicas y el 50% de las redacciones, también. Sin embargo, y según el Informe Anual de la Profesión, sólo el 11% de los puestos directivos de las empresas de comunicación lo ocupan mujeres.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), más de la mitad de las mujeres españolas renuncia a su carrera por ser madres; además, realizan el 70% de las horas de trabajo doméstico; cuidan a hijos menores de 3 años (en el 82% de los casos frente al 7,5% de las abuelas o el 4,8% de los padres); y se encargan de familiares dependientes (el 95% de las excedencias solicitadas son mujeres).

Mucho se ha avanzado pero mucho queda por recorrer. Según un informe elaborado en 2015 por el Foro Económico Mundial (FEM), la igualdad total se lograría hacia el año 2133, una fecha que da vértigo. Tanto como que el mismo organismo ha constatado que las condiciones de vida de las mujeres se ha estancado en la inmensa mayoría de los países desarrollados lo que aún alargaría más la consecución de la paridad. Y eso suponiendo que las cosas no empeoren como sería el caso de nuevas catástrofes o guerras , situaciones donde las mujeres han sido las más perjudicadas.

Autora: Elvira Calvo (7 marzo 2017)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!