Pablo Garnica Echevarría (II)

La efectividad del tándem Garnica-Ridruejo explica que Banesto prosiguiera en la posguerra su imparable ascenso, que le llevó a liderar la banca española hacia 1950. La clave está en la destacada presencia que obtuvo Banesto en los catalano-balear y vasco. Entre 1942 y 1950, Banesto absorbió 16 entidades, de las que 9 correspondían a Cataluña y 3 a Baleares. El caso más sonado fue el de la S. A. Arnús-Garí, de Barcelona (en julio de 1942 se traspasaron 83 millones en , 35 millones en y casi 700 millones en depositados; esta entidad había sido ayudada por Banesto nada más producirse la ocupación de Cataluña por las tropas de Franco). En el País Vasco, en abril de 1942, se llegó a un entendimiento con el Guipuzcoano, a quien se consideraba “dueño del Banco de Vitoria” (Consejo de 11 de abril de 1942), lo que suponía tener capacidad de influencia en todo lo que no estaba dominado por la poderosa banca vizcaína. El convenio con el Banco Guipuzcoano se firmó por 10 años y suponía intercambio de y de un consejero. En 1955, Banesto convertiría al Vitoria en una filial, pero el Guipuzcoano consiguió mantener su independencia y hasta aportó un presidente (no ejecutivo) a la entidad madrileña: José María Aguirre Gonzalo (1970-1983). Poco antes, en 1952, se había tomado el control del Banco Garriga Nogués, que estaba en graves apuros, lo que se correspondía con la continuación del interés de Banesto por la región catalano-balear: de las 5 entidades absorbidas en el decenio de 1950, 3 serían de Baleares y 1 de Cataluña. En esos años se consiguió también la toma de control del Banco Aragonés de Crédito.

A pesar de la actividad reseñada en el párrafo anterior, la expansión de la red de fue muy progresiva: las 370 de 1942 se convirtieron solo en 499 en 1959, quizás porque estas cifras quedaban muy por encima de las de su directo competidor, el Hispano: 158 sucursales en 1942 y 348 en 1959. Pero, además, Garnica se mostró firme partidario de la “racionalización del trabajo” desde que éste empezó a revelarse como un factor con tendencia al encarecimiento y titular de derechos colectivos. En marzo de 1936, ya se había producido una reunión en la Central de todos los directores de sucursales para que aportaran ideas sobre esa racionalización, buscando “paliar posibles exigencias de los empleados, buscando una disminución en su número, simplificando las operaciones” (Consejo del 10 de marzo). Por ello, no es extraño que, en diciembre de 1952, Banesto pensara en instalar una “Central Contable” en Barcelona que ayudara a mecanizar la contabilidad y el tratamiento de los efectos comerciales, con la finalidad principal de contener los de personal. Esta Central, inaugurada en mayo de 1953, sería la primera de su género en España. Al mes siguiente, se adquirieron 1,8 millones de pies cuadrados en el madrileño barrio de Pinar del Rey para construir una nueva Central Contable que iría acompañada de almacenes, archivos y viviendas para empleados. Los tres centenares de empleados de esta “ciudad financiera”, inaugurada en 1958, ahorrarían muchos más en la red comercial. En las Centrales se pondrían en práctica los modernos sistemas de tratamiento de la información, aprendidos en viajes que en 1953 efectuaron los subdirectores a Alemania y Estados Unidos.

Si Garnica desdeñaba competir con esa “banca de proximidad” que tanto ha atraído al público español en tiempos recientes, tampoco quiso hacerlo con “guerras de ”. Su posición al respecto quedó clara desde los días en que presidió la patronal bancaria, el Comité Central de la Banca Española, con el que se entendió el Gobierno de Burgos. La atonía de la privada en tiempos bélicos hizo que los bancos se mostraran dispuestos a financiar los servicios creados por la administración del general Franco. Pero como los tipos de interés de estos créditos eran bajos, la banca quiso que también se pagara poco en la captación de depósitos para mantener los . En noviembre de 1937, Garnica encontró la solución: “quizás fuera más práctico llevar al Gobierno un acuerdo adoptado previamente por la Banca” (Consejo del día 19). Esto no fue posible en noviembre de 1938, cuando se impusieron unos tipos máximos a través de una orden que Garnica consideró “funesta” por ser aquéllos demasiado altos. En la posguerra, sin embargo, funcionó la “fórmula Garnica” en los arreglos interbancarios de 1941 (acuerdo privado), 1949 (con respaldo del ) y 1952 (con respaldo del Ministerio de Hacienda). En las actas del Consejo de Banesto hay constancia del enfado de Garnica por la falta de cumplimiento de los arreglos.

El liberalismo de Garnica se vio puesto a prueba durante el primer franquismo. En las actas de Banesto leemos: “nos duele que se crea preciso que intervengan organismos estatales y paraestatales como el banco Exterior y el Instituto Nacional de Industria”, a la vez que se alababa la estatalización de los ferrocarriles en los que tanto había invertido Banesto y que suponían una “verdadera pesadilla” (Junta de 1943), o, en el decenio de 1950, las intervenciones del citado Instituto en Aviación y Comercio o las asturianas donde el banco tenía mucho crédito dudoso. También se observa un apoyo al control de en la inmediata posguerra, pues “no hay gobierno que pueda suprimir el control sobre los precios mientras que no haya una cantidad de suficiente para poder satisfacer las necesidades básicas más perentorias” (Junta de 1946). Pero, al mismo tiempo, se advierte que “nacionalizar no es ningún curativo mágico” (Junta de 1945) y que no es bueno que “sea el Estado quien patrocine la mayoría de las emisiones de valores, dejando para las empresas particulares una parte pequeña de la apelación al crédito y a la privados” (Junta de 1953). En esta época no había coeficientes obligatorios de inversión, pero sí circulares oficiales que “recomendaban” (con veladas ) destinar el 45 por 100 de los nuevos recursos allegados a fondos públicos. Estas circulares irritaban profundamente a Garnica, pero él sabía que era el precio que se había tenido que pagar para que la Ley de Ordenación Bancaria de 1946 no significase la nacionalización de la banca, como reclamaban los falangistas.

Garnica no tenía dudas acerca de la necesidad de integrar la economía española en la economía internacional. En febrero de 1938, en plena Guerra Civil, se mostró muy satisfecho por conseguir que Hambros Bank aceptara operar con Banesto. En 1943, Garnica fue muy valiente al firmar el Manifiesto de los Veintisiete que pretendían que el régimen del general Franco evolucionara hacia una monarquía parlamentaria para ponerse del lado de las democracias occidentales (ello le acarreó el cese como presidente de Telefónica y consejero de Campsa; con todo, Pablo Garnica Mansi fue miembro del Consejo Privado de Don Juan). En 1951-1952, Banesto participó activamente en la tramitación de los créditos del Eximbank y, luego, en el derivado de los Pactos de Madrid (1953) con Estados Unidos. En las Juntas de 1955 a 1959, se pudo apreciar el interés de Garnica por que España se adhiriese al mercado Común europeo. En la Junta de 1956 se apoyó la supresión de las limitaciones a la entrada de extranjero, “teniendo en cuenta que un Estado y un Gobierno fuertes pueden muy bien tolerar participaciones de este capital en empresas nacionales”; sin embargo, en la misma reunión no dudó en calificar de satisfactoria la nacionalización de Minas de Río Tinto, otro negocio en apuros como los ferrocarriles. Cabe añadir que Ridruejo se convirtió en participante asiduo de la International Banking Summer School, organizada por banqueros. En la reunión de la escuela en Estocolmo (1956), Ridruejo y el presidente del , Ignacio Villalonga, defendieron la banca universal, que era la que practicaban. Cuando, a finales de 1958, se empezó a pensar en separar legalmente la banca comercial de la “banca industrial” (banca de ), a Ridruejo le pareció un error, pues “ha constituido el único medio para la industrialización y el fomento de la economía del país” (Consejo de 21 de octubre).

Hay un aspecto de la gestión del tándem Garnica-Ridruejo que no cabe olvidar: la preocupación por cuidar la formación y el esprit de corps de sus empleados. Desde 1941, existió una Escuela de Capacitación Profesional; desde 1943, un reglamento de régimen interior contemplaba la posibilidad de anticipos; desde 1944, se atendió de forma preferente a los empleados en el sanatorio antituberculoso SEAR; desde 1945, se apoyaron las iniciativas oficiales para dotar un montepío laboral y facilitar viviendas asequibles a los empleados (en 1960 eran cerca de 800); en 1951, casi 26.000 personas ligadas al banco (la plantilla rondaba los 10.000 empleados) recibieron alimentos gratuitos, a la vez que se ponían en marcha economatos; desde 1952, se facilitó la formación profesional y universitaria de jefes y apoderados; desde 1954, se aceptó negociar las condiciones laborales con comités (“jurados”) de empresa; desde 1956-1957, se aceptó la jornada intensiva; desde 1957, estuvo en uso la residencia veraniega El Carmen, en Cercedilla (Madrid), se introdujeron los médicos de empresa y hubo elecciones sindicales; desde 1959, se acató la entrada en vigor de un primer . Paulatinamente se reanudaron las actividades deportivas de empresa, siguiendo la tradición de la Unión Deportiva (1923) que culminaría en el Club Banesto (1962).

¿Pero dónde invertía el Banesto de Garnica-Ridruejo? Los datos disponibles nos permiten afirmar que, entre 1945 y 1960, el 43 por 100 del crédito correspondió a Madrid ( de organismos y empresas estatales que acaparaban muchos recursos), el 18 por 100 a Cataluña (ayudando a la región a diversificar su producción industrial, más allá del textil) y el 14 por 100 a Andalucía (consolidando su industria agroalimentaria). En cuanto a la de valores, en la Junta de 1950 se citaron como destacables los de Campsa, Tabacalera, Banco Hipotecario, Banco Guipuzcoano, La Unión y El Fénix Español, Minas del Rif, Marconi Española, Ibérica del Nitrógeno, Unión Química del Norte de España, Duro Felguera, las “sociedades eléctricas tradicionales” ( Española, Sevillana de Electricidad, Electra del Viesgo), Asland, Morata de Jalón, Valenciana de Cementos, Firestone Hispania, las azucareras y Sniace; además, se tenía algún interés en sociedades catalanas, tras la absorción de la casa Arnús-Garí (como Cros, Tabacos de Filipinas y la S. E. de Carburos Metálicos), y en Asturiana de Minas. Pocas nuevas sociedades se añadieron en el decenio de 1950, cuando los fondos públicos se impusieron en la inversión: en 1959, cerca del 85 por 100 de la cartera de valores de Banesto eran fondos públicos. En 1956 se había conseguido frenar la creación de líneas de financiación privilegiada, pero no la inundación de los por los fondos públicos.

En sus últimos años, Garnica vio con preocupación que España tenía que abandonar Marruecos (en 1958, la reunión de la banca española en Uniban estaba condenada al fracaso) y que las políticas expansivas estaban conduciendo a una situación altamente inflacionaria. La respuesta del Gobierno fue, a partir de mayo de 1957, dictar la restricción de créditos, no dudando en reducir los recursos disponibles mediante su traspaso de la banca privada a la banca oficial, lo que a Garnica le pareció de todo punto exagerado. El Plan de Estabilización de 1959 fijó un tope de 11.000 millones de pesetas a las nuevas concesiones, pero Garnica señaló que no tenía alguna, pues las medidas de los años anteriores habían provocado en el mundo empresarial y la consiguiente caída de la de crédito. Entre las pocas operaciones nuevas de estos tiempos destacaron las concesiones a Citroën Hispania, que se estaba instalando en Vigo, continuando la tradición de Banesto en su apoyo a la naciente industria automovilística (había sido el banquero de Hispano Suiza).

Para finalizar, cabe añadir que Garnica sucedió al marqués de Alhucemas en la vicepresidencia de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, y también que fue designado, en 1945, académico de la de Ciencias y Políticas, pero, al igual que le había ocurrido a Alhucemas, su puesto fue declarado vacante cuando, vencido el plazo estipulado, no había tenido tiempo de escribir el preceptivo discurso. Garnica falleció el 12 de diciembre de 1959, siendo el primero en dar el pésame el conde de Cadagua, presidente del Banco de Vizcaya, lo que se explica por la preferencia que siempre había manifestado Garnica por concertar créditos sindicados con esa entidad vasca, con la que se entendía mejor que con los colegas de Madrid con los que se disputaba la cabeza del ranking.

BIBLIOGRAFÍA

GARCÍA RUIZ, José Luis (2013), Banco Español de Crédito, 1902-2013. Más de un siglo de servicio a la economía española, texto inédito.

MARTÍN ACEÑA, Pablo (2012), “The Spanish Banking System from 1900 to 1975”, en José Luis Malo de Molina y Pablo Martín Aceña (eds.), The Spanish Financial System. Growth and Development since 1900, Basingstoke y Nueva York, Palgrave Macmillan.

MUÑOZ, Juan (1969), El poder de la banca en España, Algorta, Zero.

PONS, Mª Ángeles (2001), “Banca e industria en España, 1939-1985: la influencia de la banca universal en el crecimiento económico”, Revista de Historia Industrial, 19-20, pp. 249-274.

PONS, Mª Ángeles (2002), Regulating Spanish Banking, 1939-1975, Aldershot, Ashgate.

PUEYO, Javier (2003), “Oligopolio y competencia en la banca española del siglo XX: concentración económica y movilidad intra-industrial, 1922-1995”, Revista de Historia Económica, 1, pp. 147-195.

PUEYO, Javier (2006), El comportamiento de la gran banca en España, 1921-1974, Madrid, Banco de España, Estudios de Historia Económica, 48.

RUBIO, Ángeles (2000), “Pablo de Garnica Echevarría (1876-1959)”, en Eugenio Torres (dir.), Los 100 empresarios españoles del siglo XX, Madrid, LID, pp. 245-249.

TEDDE, Pedro (2001), “El sistema financiero en la España del siglo XX”, en Antonio Morales (dir.), Las claves de la España del siglo XX, Vol. 7, pp. 141-184.

TORTELLA, Gabriel y GARCÍA RUIZ, José Luis (2013), Spanish Money and Banking. A History, Basingstoke y Nueva York, Palgrave Macmillan.

VALDALISO, Jesús María (2004), “Grupos empresariales y relaciones banca-industria en España durante el franquismo: una aproximación microeconómica”, Información Comercial Española, 812, pp. 163-178.

José Luis García Ruiz (Profesor Titular de Historia Económica de la Universidad Complutense de Madrid)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!