Mariano Rubio Jiménez (II)

Mariano Rubio pensaba que la férreamente intervenida por los gobiernos franquistas fue una pésima escuela para los banqueros españoles. Las leyes de numerus clausus, el control sobre los , el techo a los , etc., acabaron con la posibilidad de competir; la mayor parte de los banqueros simplemente vivían sin desvelos abriendo numerosas para captar sin apenas desembolso y prestar ese al máximo permitido, haciendo un cómodo a partir de ese . Cuando el bancario se liberalizó un poco con la ley de abril de 1962, apareció otra generación de banqueros, más peligrosa que la anterior, porque a su escasa competencia unían la osadía y la falta de escrúpulos. Las primeras de la provinieron de esta última generación ( de Navarra, Banco de Valladolid, etc.; Banca Catalana merecería un capítulo aparte), pero al irse resquebrajando el edificio fueron los de la primera los que mostraron su incapacidad ante los retos de la competencia, con el problema añadido de que frecuentemente presidían instituciones de mayor entidad (Banco Urquijo, Banco Hispano Americano, Banesto, Central). Mariano Rubio procuró aprovechar la crisis para renovar el personal directivo de la banca, y buscó activamente banqueros innovadores y capacitados en sustitución de aquellos para quienes la competencia equivalía a la rivalidad por encabezar la clasificación por volumen de depósitos, pasatiempo pueril que llegó a plantear problemas muy serios a bancos y banqueros vetustos.

Su toma de posesión como gobernador vino a coincidir con el final de la crisis. Puede decirse que su atención en su nuevo mandato se centró en dos temas capitales: la lucha contra la y las bancarias. Hasta muy recientemente, la inflación ha sido un problema endémico de la economía española: por razones que no podemos examinar aquí, la de inflación española ha estado por encima de la de nuestros vecinos europeos, lo cual ha dañado nuestra competitividad y planteado graves problemas de balanza de . Nuestra entrada en la (UE, 1986) requería que mejorásemos nuestra competitividad moderando nuestros . Por otra parte, la inflación ofrece grandes ventajas cuando se trata de mantener la economía activa, de modo que tiene muchos defensores en círculos políticos y sindicales. Fiel a sus convicciones, y secundado por Luis Ángel Rojo, subgobernador por aquel entonces, Mariano Rubio hizo lo posible por restringir la monetaria para moderar los precios, ganándose la enemiga de muchos políticos, sindicalistas y empresarios. Como de costumbre, fue fiel a sus principios contra viento y marea, aunque se enfrentaba con una política fiscal expansiva, es decir, deficitaria, y, por tanto, potencialmente inflacionaria.

Era también convicción de Mariano Rubio que la entrada en la UE iba a espolear la competencia bancaria y que nuestros bancos podrían ser absorbidos por bancos europeos de mayor tamaño. Es natural que en una materia tan delicada como la banca tanto el como el gobierno prefirieran que los grandes bancos se mantuvieran en manos nacionales, en gran parte porque ello facilitaría el entendimiento con ellos en materia de aplicación de la . Ya había Mariano mostrado que no era chovinismo lo que le inspiraba cuando en plena crisis, para sorpresa general, había vendido el Banco de Valladolid al Barclays, dando así entrada a este en el español. Si en materia de política fiscal Mariano Rubio discrepaba de su amigo Carlos Solchaga, a la sazón ministro de Economía, en la cuestión bancaria no podían estar más de acuerdo. Como es bien sabido, a finales de la década de los Ochenta comenzó el de concentración bancaria, iniciado por el banco de Bilbao, presidido por otro amigo de Mariano Rubio, José Ángel Sánchez Asiaín. La mayor parte de los grandes bancos españoles adolecían a la salida de la crisis de diversos achaques de difícil cura. Recordemos que eran la mayor parte bancos mixtos, es decir, que combinaban la banca comercial ( y descuentos) con la de negocios, es decir, préstamos a , y de y , que les conducía a la formación de “grupos industriales”. En el ambiente encorsetado del franquismo la combinación de banca mixta y dirección mediocre era viable. En el ambiente competitivo de la democracia y la UE, las cosas eran muy diferentes, máxime cuando la crisis había arruinado a muchas industrias. El venerable Banco Urquijo, que era el más “industrial” de los grandes, fue el primero en plantear problemas. En su caso, Mariano Rubio optó por casi imponerle al Hispano, que era de referencia en el Urquijo y que tenía con él una larga historia de acuerdos de mutua ayuda, la compra del Urquijo. Mariano Rubio fue muy criticado por no haber dado al Urquijo el tratamiento habitual de saneamiento por el , pero tenía sus razones. En primer lugar, el Urquijo era mucho mayor y más antiguo que los otros bancos ingresados; en segundo lugar, sus eran proporcionalmente menores; y en tercer lugar, existía esa relación especial con el Hispano. Este quedó muy lastrado con la adquisición, pero Rubio pensó que podría sobrellevar la situación, sobre todo si renovaba su anquilosada cúpula directiva, como así fue.

Sánchez Asiaín compartía el entusiasmo de Mariano Rubio por las fusiones, e intentó llevar a cabo esta operación con Banesto, que sufría de los problemas ya vistos (grupo industrial, dirección anquilosada). Rubio había conseguido renovar la cúpula del banco situando a López de Letona como consejero delegado; López de Letona no solo tenía la confianza de su amigo y pariente, sino que acababa de sanear con gran éxito al Banco de Madrid, filial de Banesto. Estaba a punto de ser nombrado presidente cuando se cruzaron varias trayectorias en su camino. De un lado, la propuesta de Sánchez Asiaín; de otro, la entrada de Juan Abelló y Mario Conde en el accionariado y en el consejo de Banesto. Capitaneado por Conde, un sector del consejo se opuso a la fusión con el Bilbao, que optó entonces por lanzar una hostil. La tensión creada provocó la dimisión de López de Letona y el acceso de Conde a la presidencia. Las consecuencias de esta especie de choque a tres bandas reverberaron durante muchos años en los círculos de la gran banca española; entre otros efectos, terminó con Banesto, algo que Rubio entrevió y trató de prevenir en los años que le restaban al frente del . Al ver fracasar su asalto a Banesto, Sánchez Asiaín no cejó en su empeño y se volvió hacía su viejo vecino y rival, el Banco de Vizcaya. Su par en este banco era Pedro Toledo, hombre independiente que debía el puesto a sus méritos y no a las viejas familias. Ambos presidentes habían intentado otras fusiones y se entendieron rápidamente. El acuerdo de fusión data de enero de 1988. Se acordó unir consejos de administración y comenzar con una co-presidencia, en la que Asiaín y Toledo se alternarían en el primer puesto. Inopinadamente, sin embargo, Toledo murió de una enfermedad fulminante y el problema sucesorio se declaró con crudeza: Asiaín no estaba dispuesto a alternar con otro consejero del Vizcaya, y los consejeros del Vizcaya no aceptaban a Asiaín como único presidente. El consejo se dirigió a Mariano Rubio pidiéndole que decidiera por ellos. Con harto dolor de su corazón Rubio tuvo que aceptar la dimisión de Sánchez Asiaín y proponer la presidencia de Emilio Ybarra, el candidato del Bilbao. Su solución fue aceptada.

Como puede verse, no es fácil disciplinar a los banqueros. Mariano Rubio lo logró en gran medida, pero al hacerlo se granjeó muchos enemigos, algunos de ellos muy conocidos. En el momento en que un error, por excesiva confianza en alguien a quien él consideró su amigo, le mezcló en un asunto embarazoso aunque menor (el llamado “caso Ibercorp”), no le perdonaron la energía que siempre había desplegado. Esta fue una crisis que él no había previsto y que le costó muy cara. Se concitaron contra él factores personales, políticos y mediáticos que pronto alcanzaron dimensiones desmesuradas y desproporcionadas. No hay duda de que los disgustos que le causó este episodio provocaron y aceleraron su enfermedad. Dimitió de su puesto de gobernador en 1992, estando ya muy próximo el fin de su mandato. Pasó el resto de sus días acompañado de su segunda esposa, la escritora Carmen Posadas, y dedicado a las tareas intelectuales y a los placeres de la amistad. Pese a su exterior adusto era un amigo muy leal y generoso.

España está en con Mariano Rubio: hora es de proclamarlo abiertamente. Su contribución a la modernización del sistema financiero y, en definitiva, de la economía española, y su labor de contención de una de las mayores crisis de nuestra historia serán reconocidas, porque son un capítulo crucial de la historia de la España del siglo XX. De él se ha dicho, con toda justicia, que “fue pieza clave en el tránsito democrático.” Su labor intelectual y científica desde el Servicio de Estudios del Banco de España (y su interés por la Historia económica) es aún menos conocida, pero también muy importante. Fue lector y discutidor infatigable; como dijo de él Luis Linde, el actual gobernador de Banco de España, tenía una gran “capacidad para ir a lo fundamental, para llegar a las raíces de los asuntos y para no perderse en palabras o tópicos. Discutir con Mariano Rubio de cualquier tema que fuera era someterse a una especie de severa disciplina, con la que siempre se aprendía algo.” Mariano Rubio sacrificó sus dotes intelectuales a las realizaciones de la , pero trabajó cuanto pudo en favor de la investigación y la ciencia. Quien esto escribe tuvo mucho que agradecerle en esta materia.

Bibliografía:

– Cabana, F. (1988) Banca Catalana: Diari Personal, Barcelona: Editorial Tibidabo.

– Cacho, J. (1988) Asalto al poder, Madrid: Ediciones Temas de Hoy.

– Conde, M. (2010) Los días de gloria, Madrid: Martínez Roca.

– Cuervo, A. (1988) La crisis bancaria en España, 1977-1985. Causas, sistemas de tratamiento y coste, Barcelona: Ariel.

– Garcia Ruiz, J. L. (2007) Banesto, 1902-1993: auge y decadencia de un gran banco mixto. Revista de la Historia de la Economia y de la Empresa 1, pp. 141-161.

– González Urbaneja, F. (1993) Banca y poder. Apéndice. Mario Conde y la intervención de Banesto, Madrid: Espasa Calpe.

– Malo de Molina, J.L. y Martín-Aceña, P. (2011) Un siglo de historia del sistema financiero español, Madrid: Alianza Editorial/Banco de España.

– Pohl, M., Tortella, T. y van der Wee, H. (2001) A Century of Banking Consolidation in Europe. The History and Archives of Mergers and Acquisitions, Aldershot, Hants, England: Ashgate.

– Pons, Mª.Angeles (2011) Las principales reformas del sistema financiero español, en: Malo de Molina y Martín-Aceña, (Ed.) pp. 86-115. – Poveda, R. (2011) La regulación y supervisión bancarias en los últimos cuarenta años, en: Malo de Molina y Martín-Aceña, (Ed.) pp. 241-289.

– Rivasés, J. (1991) Mariano Rubio. Los secretos del Banco de España, Madrid: Ediciones Temas de Hoy.

– Tortella, G. (2001) Bank Mergers and Consolidation in Spanish History, en: Pohl, Tortella y Van der Wee (Ed.), pp. 18-49.

– Tortella, G. y Garcia Ruiz, J.L. (2013) Spanish Money and Banking. A History, Houndmills, Basingstoke, Hampshire, UK: Palgrave Macmillan.

Gabriel Tortella Casares. Universidad de Alcalá.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!