José Entrecanales Ibarra (I)

El 11 de marzo de 1931 nacía como una de las más importantes en el sector de la construcción de nuestro país, Entrecanales y Távora, S. A. Un ingeniero de caminos, José Entrecanales Ibarra, y un constructor, Manuel Távora Barrera, fueron sus fundadores. Ya en 1928 habían comenzado a ejecutar conjuntamente algunas obras. La primera de ellas, el proyecto reformado del sevillano puente de San Telmo, vino a realizarse a sugerencia del rey Alfonso X, quien deseaba que la citada construcción no ocultase la vista de la Torre del Oro y poder así ofrecer las mejores galas de la capital andaluza durante la celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929. Casi al mismo tiempo se les encargaron otras obras, entre ellas la construcción de unos depósitos de en el puerto de Pasajes y los cajones para el dique seco de Nuestra Señora del Rosario, además de otras instalaciones del puerto de Cádiz.

El cada vez mayor número y volumen de las obras encargadas hizo que José Entrecanales y Manuel Távora considerasen necesario constituir una sociedad anónima. Y como ya hemos indicado, así lo hicieron tres años después de iniciar su colaboración. Hasta que en el mes de diciembre de 1940 falleciera Manuel Távora, la dirección de la entidad estuvo encomendada de forma conjunta a los dos socios. Desde ese momento y hasta 1969, José Entrecanales permaneció como único director gerente de la empresa constructora, manteniendo dentro de su el apellido de su socio y amigo como homenaje a éste.

Pero mucho antes de que esto ocurriera, el 16 de diciembre de 1899, nacía en Bilbao José Entrecanales Ibarra. De padre cántabro —médico pediatra— y madre bilbaína, vivió su infancia y juventud en la ciudad que le vio nacer. Tras cursar los estudios primarios en el Instituto Vizcaíno de Bilbao, a los 16 años se trasladó a Madrid para preparar su acceso a la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la capital, la única existente por entonces en nuestro país. La selección del alumnado se realizaba a través de un difícil examen de , que José Entrecanales aprobó a los dos años de su llegada a Madrid.

En 1917, con 18 años, José Entrecanales comenzó sus estudios de Ingeniería, estudios que concluiría en enero de 1924 como número 1 de su promoción. Los alumnos que conseguían aprobar todos los cursos, al obtener su título de ingeniero, pasaban a formar parte del cuerpo de funcionarios de Ingenieros de Caminos o del de Ayudantes de Obras Públicas. Podían pedir la y pasar al sector privado sólo cuando conseguían un puesto de en una empresa que justificase su actuación como de interés nacional.

Nada más obtener el título de ingeniero de Caminos, José volvió a su Bilbao natal para comenzar allí su andadura profesional. Ese mismo año se incorporó a la Junta de Obras del Puerto de Bilbao. Sólo dos años después, en 1926, abandonó, aunque no totalmente, el para incorporarse a la sociedad privada Construcciones Hidráulicas y Civiles (Hidrocivil) como jefe de su oficina técnica. Pronto dejó también esta firma, pues como ya dijimos, en 1928 se le podía ver inmerso en la obra del puente de San Telmo, asociado a Manuel Távora, empresario que había ejecutado las primeras construcciones con hormigón armado de Andalucía.

En 1931 Entrecanales y Távora, S. A. se constituyó como una empresa ejecutora de proyectos y obras de construcción, que intentaba ofrecer a sus clientes un de máxima calidad, basado siempre en la “excelencia técnica”. La inmejorable formación de José Entrecanales, que a su faceta de gran empresario unió durante mucho tiempo la de profesor en la Escuela de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos de Madrid, le permitió desarrollar con éxito esta política. Consideraba que el secreto primordial de la radicaba en dicha excelencia, que todo lo demás se daba por añadidura. Su preocupación por la formación continuada del personal, no fue sino una parte de esta filosofía. Hasta tal punto le preocupaban la mejora técnica y la formación de sus trabajadores que D. José enviaba continuamente a los jefes de obra de su empresa notas y extractos de revistas y libros técnicos, en los que se hacía referencia a los métodos utilizados en los trabajos en curso.

A lo largo de seis décadas, José Entrecanales estuvo al frente de la sociedad, primero como director gerente en compañía de Manuel Távora (1931-1940) y más tarde en solitario (1940-1969); después como consejero y presidente de honor, hasta jubilarse a los 75 años (1969-1974); y finalmente como asesor, puesto que dejó para retirarse definitivamente con 82 años (1974-1981). Durante todo este tiempo Entrecanales y Távora, S. A. intentó evolucionar para adaptarse a la situación económica nacional e internacional, para satisfacer la demanda de nuevas construcciones cada vez más grandes y complejas.

Así, en los años cuarenta, cuando el Gobierno puso en marcha el Plan de Recuperación del Ferrocarril, la sociedad llevó a cabo muchos de los proyectos en él incluidos. Puso a punto equipos que pudieron sustituir tramos de puentes metálicos ya agotados por otros de hormigón armado, aprovechando la noche y las horas muertas entre el paso de los trenes para evitar interrumpir el tráfico.

En la década siguiente surgieron otros planes de desarrollo en los que el papel de Entrecanales y Távora, S. A. fue, de nuevo, muy significativo. Por ejemplo, el Plan de Industrialización de Empresas Españolas, que intentaba facilitar la modernización de sus plantas productivas, permitió a la compañía entrar con fuerza en el sub-sector de las obras civiles. Para conseguirlo creó una gran oficina técnica especializada en la construcción y mejora de plantas siderúrgicas, que con el tiempo fue la encargada de proyectar y construir el 90% de la obra civil puesta en marcha dentro del Plan Avilés.

Begoña Moreno Castaño (Universidad Nacional de Educación a Distancia)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!