James E. Meade

James Edward Meade (Swanage, 23 de junio de 1907 – † Cambridge, 22 de diciembre de 1995) fue un economista inglés ganador delPremio Nobel de en 1977, junto al noruego Bertil Ohlin, por su “contribución fundacional al estudio de la teoría del comercio internacional y los movimientos internacionales del .” Meade estudió en el Malvern College. Se interesó por la economía de forma creciente tras un curso de post-graduado que hizo en el Trinity College de Cambridge (1930-1931), donde mantuvo discusiones con los economistas más importantes de la época, como Dennis Robertson y John Maynard Keynes. Tras trabajar en la Sociedad de Naciones y en la Oficina del Gobierno, fue el conomista principal en los primeros años del gobierno de Clement Attlee, antes de convertirse en profesor en la London School of Economics (1947-1957) y en la Universidad de Cambridge(1957-1967).

LOS MUNDOS DE MEADE, Por Cándido Pañeda, Catedrático de la Universidad de Oviedo

A pesar de haber recibido tan alta distin­ción como el Premio Nobel de Economía en 1977, James Meade sigue siendo un desconocido para el gran pú­blico y, por ello, quizá no sobren unas líneas que sirvan para divulgar su vida y su obra.

Mundo primero: el he­chizo de Keynes.

James Edward Meade nace en Bath en 1907 y se forma en Oxford. Sus primeros años de Universidad los dedica a los estudios clásicos, pero el masivo de finales de los veinte, la época de la Gran , la « en medio de la abundancia», le lle­varon a dar un giro hacia la economía. Se gradúa en 1930 y se va a Cambridge, donde se incorpora al circus de Keynes sin Keynes, en el que Joan Robinson y Piero Sraffa, entre otros, despedazaban el “Tratado sobre el ” y se comunicaban con su autor a través de los efectos multiplicadores de Kahn, quien actuaba de “ángel mensajero” de un Keynes que “representaba el papel de Dios”. El divino Keynes dejó en Meade una huella indeleble. Así lo recordaba este último en 1993: “Todavía estoy atrapado por el hechizo, 53 años después de que lo hubiera hecho y 37 años des­pués de la muerte del mago”.

En 1931 vuelve a Oxford, donde enseña hasta 1937, año en el que se va a Ginebra a trabajar en la Liga de las Nacio­nes, con economistas de la talla de Tinbergen, Koopmans, Haberler, Nurkse y Fleming. En su época de Oxford, cuando todavía era un veinteañero, publica una síntesis de las ideas fundamentales de la revolución keynesiana en el mismo año en el que ve la luz la “Teoría gene­ral”. Comienza así una labor que ya nunca abandonaría: la de ser abanderado de las ideas del maestro. Al estallar la II Guerra Mundial retorna al Reino Unido y se pone al servicio de la gran tarea de aquel momento: Cómo pagar la guerra. Keynes tenía el remedio, pero su plan exigía contar con unas cuentas de la nación y a ello se dedica Meade, junto con otro futu­ro premio Nobel, Richard Stone. En esta época contribuye también deci­sivamente al diseño de la políti­ca macroeconómica de la pos­guerra.

Mundo segundo: la eco­nomía internacional.
Meade recibe el premio Nobel por su contribución a la economía internacional. En este campo su papel ha sido decisi­vo, tanto desde el punto de vista de la teoría como desde el correspondiente al marco insti­tucional. Meade es uno de los padres fundadores del orden económico internacional de la posguerra. Dicho marco institu­cional se compone de dos pie­zas fundamentales: el () y el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT). El FMI se crea en 1944, en la conferencia de Bretton-Woods y como fruto de las negociacio­nes entre la potencia declinante, el Reino Unido, y la potencia emergente, los Estados Unidos, representadas por Keynes y White, respectivamente. Tras Keynes están Meade y otros economistas de primera fila, quienes, en el debate entre aran­celes y devaluación, persuaden a Keynes de que la devaluación era el mejor instrumento para lograr los ajustes en la nueva época. De ahí el carácter ajusta­ble de los fijos del sistema de Bretton-Woods. El otro pilar del orden económi­co internacional de la posgue­rra, el comercial, también debe mucho a Meade, quien conven­ce a Keynes y crea ambiente en Whitehall en favor de una Organización Internacional de Comercio, cuyo espíritu termi­naría encarnándose en el GATT, en 1947.

En ese momento Meade tiene 40 años y cierra la etapa de su vida dedicada al marco institu­cional de la economía mundial, y se incorpora a The London School of Economics, donde estará diez años y elaborará la magna obra que le llevó al Nobel: la “Teoría de la internacional”, for­mada por dos . En el primero, dedicado a las cuestio­nes monetarias, realiza la sínte­sis entre el enfoque tradicional y el enfoque keynesiano de la balanza de y la utiliza para analizar las interrelaciones entre los objetivos y los instrumentos de la política económica, en la línea que, en términos generales, elabora Jan Tinbergen, el premio Nobel de 1969. En el segundo volumen, dedicado a las cuestiones comerciales, Meade esboza la «teoría del second best», la cual aplicará posteriormente a su análisis de los procesos de integración. Con ella, y tal como señalara Harry G. Johnson, la teoría eco­nómica internacional vuelve a contribuir al desarrollo del tron­co de la teoría económica gene­ral. En síntesis, con la teoría del second best Meade nos viene a decir que si el mundo no es perfecto la intervención es posible.

Mundo tercero: hacía la libertad, la igualdad y la efi­ciencia.
En 1957 vuelve a sus orígenes, a la Universidad donde se forjó su filosofía de vida, a Cambridge. Allí publica en 1964 la que él considera su mejor obra. Una obra que nos habla de la eficiencia, la igualdad y la pro­piedad, y una obra que abre un nuevo mundo. Buena prueba de ello es, por poner un ejemplo reciente, el libro que publica en 1993, a sus 86 años, bajo el sugerente título de “Libertad, igualdad y eficiencia”. En él se puede apre­ciar que el joven key­nesiano ortodoxo se ha converti­do en un viejo keyne­siano heterodoxo, y que el viejo profesor James Meade da el relevo al joven profesor Semaj Edaem, quien le descu­bre el mundo de la Agatotopía. Un mundo en el que, frente al reino de la utopía, donde se han propuesto “la tarea de pro­ducir instituciones perfectas para hombres perfectos”, sólo buscan “buenas instituciones para gente imperfecta”, para gente normal, para la gente real, en definitiva, para la gente.

LNE, 6 de enero de1996

OTRAS REFERENCIAS:

  • Premio Nobel de Economía 1977
  • Prize Lecture
¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!