Internacionalización, tamaño y cotización: una combinación imbatible para la empresa española

Domingo J. García Coto. Director del Servicio de Estudios de Bolsas y Mercados Españoles. Miembro de la Asociación Española de Finanzas (AEFIN)

De forma unánime se reconoce que el impulso hacia el exterior de la española ha sido y es esencial para salir de la , afianzar la recuperación y garantizar la futura. La apertura internacional de la actividad, la financiación y el de las españolas es un elemento imprescindible para asegurar la conformación de un nuevo modelo de y de generación de empleo menos vulnerable, más diversificado y más solvente ante ciclos adversos.

Dentro de esos parámetros, las empresas cotizadas en la tienen enorme relevancia e influencia en ese impulso económico exterior de la economía española. Este fenómeno creciente se ha acentuado en los últimos 25 años y los datos y cifras dejan pocas dudas de la potencia expansiva que sobre los y el capital tiene la conjunción de un moderno y eficiente con empresas capaces de convertir su en bolsa en el mejor aliado de sus proyectos de crecimiento. Buena prueba de ello es la elevada presencia y el internacional que un buen número de empresas españolas cotizadas tienen en el escenario económico y social internacional.

Profundizar en estos aspectos es el objetivo del recientemente publicado sobre “Posición Internacional de la empresa cotizada española” promovido y publicado por y Telefónica que se puede consultar integro en:

España es la 14ª economía del mundo por . Esta posición mejora sensiblemente en términos de la presencia exterior por volumen de comercio y stock de emitida y recibida. Las cotizadas, empresas en general de tamaño grande o mediano y algunas de ellas ya multinacionales de referencia, son la punta de lanza de un que hoy se mantiene y debe continuar sumando en positivo.

La exterior de las empresas españolas cotizadas en 2014, tanto a través de como a través de facturación de filiales en el exterior se acercaba a los dos tercios del total. Así, el 64% de la cifra de negocio total de las compañías del 35 tuvo su origen fuera de España, es decir, 264.000 millones de euros de un total de 412.000 millones. El es casi el doble que el registrado hace veinte años y 17 más alto que en 2007.

Entre los factores que impulsan la presencia exterior de las empresas españolas cotizadas está la diversificación e de la propiedad de su capital. De acuerdo con los últimos datos disponibles los extranjeros alcanzaron en 2014 su nivel máximo histórico de participación en la bolsa española con el 43% del de mercado, casi tres puntos porcentuales más que el año anterior y 7,2 puntos más que en 2007. Los inversores no residentes se mantienen como los principales propietarios de españolas cotizadas.

A día de hoy, las acciones de compañías españolas cotizadas que forman parte del IBEX 35 están presentes en de 8.700 fondos mundiales. En marzo de 2015 está participación era de 113.500 millones de euros, el 16% de la capitalización total de las empresas españolas en bolsa. Los inversores institucionales de EE UU son los principales extranjeros del IBEX 35 con 36.562 millones de euros en 1.293 fondos. Le siguen los británicos con 18.902 millones en 926 fondos y los franceses con 16.835 millones en 888 fondos.

Otro factor que ha ayudado a potenciar el crecimiento y proyección de estas empresas es la existencia de un eficiente que ha facilitado la valoración y la de las acciones de este grupo de empresas.

En 2014 seis valores españoles concentraron el 23% del volumen efectivo negociado por todas las compañías del índice STOXX 50®. Esta proporción es muy superior a la que les corresponde por su capitalización en dicho indicador (13,2%) o la que tiene el PIB español en la (10,8%). Santander, Telefónica y BBVA son, con diferencia, los valores del EURO STOXX 50® más negociados en los 4 años que van de 2011 a 2014. Repsol es 8º, Iberdrola 16º e Inditex 17º. Entre los 6 un volumen negociado por cercano a 2 veces el PIB español (2,2 billones de euros) en ese período.

Los inversores foráneos realizan el 82% de la en acciones, españolas, frente al 60% de hace menos de una década. En los últimos dos años la inversión extranjera neta en sociedades españolas cotizadas se ha acercado a los 8.000 millones de euros por año.

En suma internacionalización, tamaño empresarial y cotización en bolsa son tres variables que se interrelacionan y retroalimentan. Una especie de círculo virtuoso que sería deseable trasladar a más empresas. Y los mercados constituyen una herramienta fundamental para que la pequeña y mediana empresa adopte el tamaño necesario que le permita un proceso creciente de internacionalización. Las empresas españolas cotizadas son un grupo que representa el 0,1% del total de las compañías nacionales y su valor de mercado se acerca al 40% del total estimado para todas las empresas españolas de acuerdo con datos del . Son pocas empresas en términos relativos pero, como se deja constancia en el informe citado, tienen destacada posición internacional por tamaño y participación en sus sectores mundiales de referencia y son expresión de los efectos positivos de la fructífera relación entre empresas y mercados de valores.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!