Hay que ver lo que cuesta pasar frío

11/02/2015 | Abel Fernández Fernández – Alumno GADE

Durante los últimos años en España se ha visto de todo meteorológicamente hablando, desde olas de calor asfixiante hasta olas de frío polar.

Nuestros mejores aliados contra las temperaturas extremas suelen ir conectados a la red eléctrica, por eso nos preguntamos ¿cuándo pagamos más, cuando hace frío o cuando hace calor?

El temporal de frío que ha azotado España esta semana ha provocado unas variaciones en el de la . Durante el temporal es posible que el se haya visto reducido respecto a situaciones de condiciones meteorológicas normales, ya que las fuentes de energía renovables en esos instantes son mayores. Es el caso del viento o del agua. Durante esta semana los caudales de los ríos han marcado máximos en el tercio norte Peninsular, así como las rachas de viento han sido notables.

Todas esas circunstancias no hacen más que incrementar la producción en energías renovables y reducir su . Según los datos recogidos por el Operador Ibérico del Eléctrico, el precio del Mega por hora que sale de las centrales eléctricas ha disminuido durante el transcurso de las últimas semanas casi un 11,5%, a día de hoy se encuentra con un precio medio de 46,118€/MWh con respecto al lunes 26 de enero que cerró con un precio medio de 57,5875€/MWh. El pico de incremento se ha provocado en los últimos seis días cuando el precio medio de producción de la energía se dispara casi un 12%, pasando de los 33,564 €/MWh a los 46,118€/MWh.

Algo que puede ayudarnos a hacernos una idea del es el . Un mayor consumo, según qué métodos se empleen para la producción, implica un mayor coste. Sí que hay que tener en cuenta que el consumo durante el temporal ha repuntado superando los 39.000Mwh, siendo posiblemente la circunstancia más importante para justificar el incremento del precio de producción. No es igual el coste para la producción en centrales que el coste de las energías renovables. En los últimos meses la energía está afianzándose entre las principales fuentes de energía, llegando a ser en ocasiones casi el 40% de la producción de energía en la península.

Dejando el frío a un lado, veamos ahora qué ocurre cuando hace calor. Por ejemplo, durante la ola de calor que se produjo a mediados de julio entre los días 16 y 23, tuvo un consumo promedio fue de 28.500 MWh, notablemente inferior al que se produce con el temporal de frío y que ronda los 39.000 MWh.
Durante los días de más calor, del 16 al 23, el precio de producción se situó casi en los 50€/MWh. Si nos fijamos en los de producción empleados en esas fechas, la producción con energías limpias se reduce notablemente, concretamente la que sufre una mayor disminución es la energía hidráulica, como es lógico por la estación de año. Lo mismo ocurre con la eólica, aunque en menor proporción, no llegando a alcanzar el 30% de la producción total energética en España.

Sin embargo y a pesar de que el consumo durante la ola de calor en el verano es notablemente inferior al consumo durante el temporal de invierno, el precio del MWh es superior en el verano que en invierno.

Total, ¿Qué nos sale más caro: tener la cervecita fría en un chiringuito de la playa y encender el aire acondicionado o estar metidos en casa con la calefacción una fría tarde de invierno? Los datos tienen la respuesta.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!