¿Están más endeudadas las empresas españolas que las alemanas, francesas o italianas?

30/10/2013 | FxM – Paco Somohano

El pasado 9 de octubre de 2013 el Fondo Monetario Internacional (FMI) presentó su Informe Global sobre Estabilidad Financiera y la prensa se hizo eco de los resultados bajo titulares como “El FMI alerta de problemas latentes de impago en el crédito a las empresas” (El País, 9/10/2013). El empeoramiento de la situación financiera de muchas empresas está creando un aumento de los problemas, debilitando especialmente a los bancos en peor situación. Como sabemos, se trata de la consecuencia del aumento del apalancamiento general durante los años anteriores a 2007, y en este caso se hace referencia especialmente a las pymes. El FMI afirma que más del 75% de la deuda de todas las empresas en Portugal y España, y alrededor del 50% en Italia pertenece a compañías con ratios de endeudamiento cercanas o superiores al 40%, es decir, que para financiar 100 euros de inversión utilizan 40 o más euros provenientes de préstamos. El aumento de la deuda y de los gastos de financiación, junto con la caída de la actividad en los mercados de bienes y servicios son el origen de la debilidad referida en el informe del FMI.

Sin embargo, me asalta la siguiente duda: si los problemas de impago de las empresas son primeramente consecuencia del nivel de endeudamiento, ¿esto es generalizable a todos los sectores? Por otra parte, ¿las españolas están más endeudadas que las italianas, francesas o alemanas?

Para responder a esta/s pregunta/s, me he fijado en un sector en concreto, el de fabricantes de automóviles y componentes de automoción (por ser estratégico para la economía española). He replicado una pequeña parte del análisis, comparando dos años previos a la crisis (2006 y 2007) y otros dos después (2010 y 2011) de empresas alemanas, francesas, italianas, polacas, suecas y españolas de la misma base de datos utilizada por el FMI (se trata de la base de datos Amadeus de Bureau Van Dijk’s). En la propia base de datos, las empresas están clasificadas de acuerdo a su tamaño en medianas, grandes y muy grandes; y según la actividad en fabricantes de vehículos, fabricantes de carrocerías y fabricantes de partes y accesorios. He utilizado la información contable de los balances de situación (activo total, deudas a corto y deudas a largo plazo). Finalmente, después de seleccionar a las empresas de las que se disponen de todos los datos para los cuatro años, he conformado un conjunto de 2.180, de las que 483 son españolas.

Según la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA) durante el periodo 2006-2012 en los países que he analizado, salvo Polonia, han disminuido las ventas de automóviles. Esto ha sido especialmente importante en Italia (41%) y España (59%) y se ha traducido en una caída de la producción, que según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) ha afectado incluso en 2012 a todos los países anteriormente referidos. Sin embargo, en España al igual que Italia, el sector es particularmente dinámico y se ha compensado la caída de la demanda interna con las exportaciones. Por ello, en el caso español la disminución de la producción en 2012 ha sido del 16,6% y en lo que va de 2013 ha recuperado tasas positivas de crecimiento.

Por lo que se refiere al endeudamiento e independientemente del tamaño, en términos medios, las ratios de las empresas españolas superan el 60% tanto al final del periodo de crecimiento como en los dos años de crisis, manteniéndose bastante estables. Además, en los años 2010 y 2011 se observa que algunas empresas han reducido su tasa de endeudamiento, ya sea como dice el FMI por la cancelación en respuesta al aumento de los intereses, reducción de la actividad, de la financiación disponible, o también porque se guardan los beneficios (cuando los hay) para fortalecer a la empresa. Pero otras muchas la han aumentado posiblemente no tanto por el acceso a la financiación como por la existencia de pérdidas que han reducido la importancia de la parte financiada con fondos de la sociedad, comparada con la financiada con deudas o pasivos, debilitado aún más su situación. Las variaciones de unas casi compensan a las otras por lo que al final los valores promedios para todas ellas permanecen bastante estables.

Sin embargo, las empresas españolas no son las más endeudadas. Las francesas e italianas alcanzan también el 70% para todo el periodo (en el caso francés particularmente las compañías más grandes); las suecas y polacas son las menos endeudadas, pero en cualquier caso superan el 50%. Las alemanas también superan ampliamente el 70% y además, en su mayoría son grandes o muy grandes.

En definitiva, en el sector y para las empresas analizadas no existen grandes diferencias en cuanto a su nivel de endeudamiento, ya que es el resultado de un largo periodo de tipos de interés muy reducidos y crecimiento económico en toda Europa. De hecho, concretamente las pymes españolas (279 empresas) presentan un porcentaje de pasivos algo inferior a las italianas (467 empresas) y a las francesas (365 empresas). Como se comenta en el informe de FMI, el problema de insolvencia latente es consecuencia del endeudamiento, junto con la disminución de la rentabilidad y el aumento de los gastos financieros.

Puede ser que estos valores de referencia para el endeudamiento varíen de actividad en actividad ya que están relacionados con las especificidades del sector (por ejemplo, los ritmos de las distintas actividades de compra, fabricación, venta, etc.). De este modo, parece que en el sector de la automoción un endeudamiento entre el 50 % y el 70% sería bastante común. Sin duda, este punto es importante para estas empresas y sus bancos en el momento de buscar financiación.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!