El nacimiento de la contabilidad moderna: la “contabilidad a la Veneciana”

Luca Pacioli (1447–1517) fue el contable más famoso de la historia, ya que fue considerado el “padre” de la de partida doble; aunque el sistema de doble entrada (alla Veneziana) se venía usando desde más o menos el comienzo del siglo XIV.

En Venecia, importante ciudad comercial durante la Edad Media y el Renacimiento, se había adoptado la numeración árabe en sustitución del romano. Antes de la aparición del sistema contable veneciano, los eran bastante básicos, ya que no había gran necesidad de llevar , debido a que muchos mercaderes eran poco más que vendedores ambulantes. Pero con el crecimiento y desarrollo del comercio, éste se hizo más complejo, al depender de instrumentos financieros como y cambios de . De esta época existen registros contables como el de Francesco di Marco Datini, que vivía cerca de Florencia: llevó registros contables entre 1366 y 1410.

La aportación de Luca Pacioli fue ser autor del libro “Summa de Arithmetica, Geometria, Proportioni et Proportionalita”, en 1494. Era un resumen de todo lo que se sabía de matemáticas, pero en el que se encuentran 27 páginas que suponen la primera descripción de la contabilidad de partida doble, explicada de manera clara, detallada y con ejemplos. Gracias a la imprenta el libro se difundió por todo el continente.

Pero fue en la Revolución Industrial cuando este método contable se extendió. Un ejemplo lo podemos encontrar en Josiah Wedgwood, fabricante y vendedor de objetos de cerámica. En 1772, en el contexto de una económica, sus cayeron y sus de aumentaron. Wedgwood aplicó la contabilidad de partida doble, entendiendo de dónde surgían los de su y el de cada pieza, entre otras cuestiones. Esto le llevó a mejorar y tener más éxito, lo que llevó a que otras empresas siguieran el mismo modelo contable con la intención de emular sus beneficios. Y es así como se extendió este método contable hasta el día de hoy.

Contabilidad a partida doble

Es el método o registro contable en el que cada operación se registra (al menos) dos veces, una en y otra en , con el que se conectan los diferentes elementos patrimoniales. El total del Debe ha de ser lo mismo que el total del Haber. Por ejemplo, si la empresa una máquina en efectivo por 30.000; en el elemento Maquinaria, se apuntaría en el Debe 30.000; y en elemento Caja, se apuntaría en el Haber 30.000. Por eso se le denomina de partida doble.

Autor: Endika Alabort Amundarain (23 octubre 2017)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!