El conocimiento nuevo que se está gestando: las asociaciones de estudiantes de economía a nivel global

05/03/2014 | Jorge Segura (@jorgel_segura)

Una vez más un grupo de estudiantes ha protagonizado un movimiento de demanda de alternativas en los programas de economía, con la particularidad de que estos y otros grupos de estudiantes han ido más lejos y están desarrollando propuestas y grupos de trabajo globales que se benefician del trabajo participativo que ofrece internet.

Como he señalado en multitud de ocasiones, la economía que se enseña en las universidades es fundamentalmente economía neoclásica + aportaciones de la economía keynesiana en la rama macro, tanto es así que se le denomina economía ortodoxa (o mainstream). Los problemas de esta parte de la disciplina y línea de pensamiento no solo son de orden teórico, cuyas hipótesis de partida resultan alejadas de la realidad siendo en el mejor de los casos situaciones muy particulares lejos de la generalización, sino que como instituciones tienen problemas de credibilidad ya que una parte de las universidades viven inmersas en la corrupción moral y técnica.

Conflicto de intereses

El aclamado documental Inside Job de Charles Ferguson irrumpió como un terremoto en la conciencia colectiva, fue a partir de su aparición cuando la gente fue consciente de los conflictos de intereses que han existido y existen en las universidades, los think tanks y diversas instituciones académicas.

Durante las tres últimas décadas una parte importante de las instituciones académicas de muchos países, y en especial las Ivy League estadounidenses, han entrado en las actividades pay for play, es decir, crear disciplina conveniente a cambio de dinero. Que un profesor de prestigio declare en el Congreso norteamericano o escriba un artículo sobre política económica en un medio influyente es una buena razón para pensar que puede haber sido pagado por alguien para que hable sobre el asunto que está tratando. Este problema de intereses y falta de escrúpulos no es debatido y las universidades miran para otro lado.

Como explican en este artículo de The Guardian, “media docena de firmas de consultoría, portavoces de oficinas oficiales y varios grupos del lobbies industriales mantienen extensas redes de trabajo en la sombra con el objetivo de defender los intereses de la gran industria en los debates de políticas económicas y regulación. Las principales industrias envueltas son la industria energética, telecomunicaciones, salud, agricultura y los servicios financieros.”

Los casos recientes más sonados han sido los artículos emitidos por parte de académicos en el mundo de las finanzas en Estados Unidos, totalmente erróneos y contrarios a la realidad y pagados por el gobierno en unas ocasiones y la gran banca de inversión en otras. Los comentarios a este episodio por parte de las entidades educativas han sido silenciados salvo honrosas excepciones. Algunas instituciones han comenzado a publicar cierta información interna en aras de transparencia, pero todavía hay una gran cantidad de centros que están muy lejos de lo mínimo deseado para que esta circunstancia no se vuelva a dar.

Nunca una parte de una disciplina había generado tanto daño a una sociedad, las teorías y explicaciones sobre las que se sustentaba la política financiera de desregulación total a nivel global impulsada por USA en los años 80 fallaron de forma estrepitosa. En el documental se ve cómo varios académicos top a nivel mundial de las mejores universidades americanas son incapaces de defender la porquería de estudios que publicaban y sobre la que se sustentaban todas las políticas económicas del gobierno Bush y que beneficiaban a los grandes poderes económicos y financieros. Simplemente respondían un “no tengo nada que comentar”.

Una disciplina obsoleta

La disciplina ortodoxa o mainstream es una ciencia que se quedó obsoleta hace muchas décadas. No han predicho ninguno de los problemas económicos actuales, no supieron prevenir la crisis y no son capaces de describir la realidad. Sin embargo dominan casi todos los departamentos de investigación de las universidades, ocupan una abrumadora mayoría de las cátedras, y son legión entre profesores titulares que enseñan a los estudiantes de economía y que luego asesoran a gobiernos e instituciones financieras. En mi libro hago un análisis detallado de cómo fueron expulsados del circuito oficial los economistas no ortodoxos; desde crack del 29 hasta finales de los años 70 los ortodoxos eran académicos en la sombra de los departamentos universitarios, pero diferentes intereses los colocaron en los lugares adecuados y fueron desplazando a aquellos que no cumplían con el dogma. A principios de los años 80 ya habían sido totalmente marginados en las instituciones académicas y la innovación en la disciplina comenzó tres décadas de destierro.

El propio Allan Greenspan reconoce que no supo predecir la crisis y el padre de la teoría de los mercados eficientes, el recién laureado premio nobel Eugene Fama ha reconocido que en última instancia no sabe qué es lo que causa las crisis económicas. Pero la mayoría de economistas ortodoxos siguen pensando que la disciplina que conocen funciona como si nada hubiera ocurrido.

Sin embargo muchos de sus estudiantes han (o hemos) tenido suficiente. Aunque esta batalla no es nueva y ha sido silenciada y apartada durante muchos años, se encuentra en un momento crítico. Por eso se ha dado una nueva iniciativa por los estudiantes de la Universidad de Manchester llamada Post-crash Economics Society, que viene a sumarse a la Post Autistic Economics en el año 2000 en la Sorbona de París, en el 2001 en Cambridge y en el 2003 Harvard y que luego se extendió a otras universidades, en el caso de España tuvo su eco en la Universidad Autónoma de Madrid. También se unen a los estudiantes de la asignatura de economía del señor Greg Mankiw en la universidad de Harvard, que en 2011 se levantaron en mitad de su clase en protesta de lo mismo y a otros movimientos alrededor del mundo, como Rethinking Economics, una red de estudiantes y jóvenes economistas y que pretende extenderse a nivel global para cambiar el discurso predominante y que tiene el apoyo de la Soros-funded project (Institute for New Economic Thinking) que también está detrás de otro proyecto a escala internacional, la Young Scholars Initiative.

Esta última “revuelta” en forma de sociedad estudiantil reclama exactamente lo mismo que han reclamado todos los no ortodoxos desde hace más de 30 años; recibir una materia más plural y menos dogmática y monolítica. Reclaman poder estudiar a otras escuelas de pensamiento y subdisciplinas alternativas que se han desarrollado en paralelo, todas aquellas que englobamos dentro de la corriente heterodoxa y poder aproximarse al estudio económico de forma transdisciplinaria a través de la filosofía , política o sociología, para poder estudiar los fenómenos socioeconómicos sin estar recluidos en el aislamiento y clausura de los departamentos cuantitativos.

La campaña se está extendiendo de forma rápida a Cambridge, Essex, LSE y decenas de campus en otros países como Francia, Alemania o Chile. Reclaman lo mismo que la Post Autistic Economics, con la diferencia que ahora las comunicaciones y redes sociales propagan todo mucho más rápido (hace 10 años no era así), han surgido todo un mundo de blogs de pensamiento crítico y la situación económica no es la otrora boyante economía ortodoxa que tapaba las voces contrarias y que no permitió que esta toma de conciencia cuajara de verdad.

Justo en el momento de escribir estas líneas me ha llegado un email de la New Economy Coalition, un proyecto del New Economic Institute ubicado en Boston y como su propio nombre indica una red de individuos y organizaciones que trabajan en un marco de disciplina económica muy amplio para buscar alternativas, nuevas perspectivas y explicaciones que luego se transformen en modelos y políticas. A mitad de año celebraron en Nueva York un encuentro bajo el título reRoute: Building Power for a New Economy y cuyo tema era Building Youth and Student Power for New Economy y el email que he recibido era para otro encuentro similar. Otro ejemplo más del mismo fenómeno.

Estamos en una época de inflexión y catarsis de la disciplina, la crisis económica y las nuevas telecomunicaciones están ayudando a conformar una nueva conciencia, un nuevo conocimiento, y se refleja en el surgimiento de blogs, redes de trabajo global y lugares de conocimiento alternativo especializado.

Todo este movimiento expansivo, sus nuevas discusiones y reflexiones, darán forma a una nueva disciplina para las generaciones futuras. Es una época inmejorable para abrir las disciplina a nivel institucional, pero si no se consigue la ortodoxia se cerrará con mucha más fuerza, puesto que la experiencia histórica en todos los ámbitos, desde el político al social, nos ha demostrado que después de épocas de apertura y expansión vienen épocas de represión y cerramiento que anulan a las anteriores, como si de un alimento para estas se tratara.

Este editorial tiene como origen el blog “La condición mecánica“. Puedes verlo al completo en el siguiente enlace. El propio autor Jorge Segura (@jorgel_segura) ha permitido su publicación en FXM Noticias.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!