De la venta de arroz a los gráficos de bolsa

El análisis técnico del mercado de valores tiene su base en el precio y éste a su vez se estudia, determina y profetiza a través de los gráficos. Existen multitud de ellos, desde el gráfico de líneas hasta los de punta. Sin embargo, el más común y útil, según la mayoría de expertos, es el gráfico de vela japonesa, pero ¿Por qué es tan frecuente su uso a la hora de invertir?

El origen de las velas japonesas o candlestick se remonta al S XV en Japón. Por aquella época el arroz se comerciaba de forma física pero también a nivel financiero mediante el contrato a futuro, es decir, un contrato mediante el cual se prometía una entrega de arroz en un plazo y precio acordado, antes incluso de que se recolectase. Por lo tanto, se fijaban los precios de los futuros en relación a la previsión económica y la efectividad de la cosecha. Estas operaciones financieras crecieron con tanta velocidad que fue necesario un desarrollo gráfico que permitiese ajustar el precio en función de la oferta y demanda total. Es ahí donde aparecen los gráficos de velas japonesas.

Para que una inversión sea exitosa no basta con tener intuición. También se debe tener información y formación. En este último punto, es importante ser diestro en el cálculo de ratios e interpretación de gráficos. Es ahí donde la vela japonesa cobra protagonismo.

En primer lugar, el cuerpo de los gráficos de vela japonesa suelen ser verdes o rojos. Si es verde indica que en ese periodo de tiempo el precio de cotización del bien ha subido, esto es, el precio de cierre es superior al de apertura. Sin embargo, si es de color rojo, quiere decir que el precio de cotización está bajando o, lo que es lo mismo, el precio de cierre es menor que el de apertura. Además, estas velas pueden ser fraccionadas en los periodos de tiempo que se desee y, de este modo, ver la evolución del precio de cotización del bien en periodos de 1 minuto, 15 minutos, 1 hora, 1 día, etc. Por otro lado, las sombras (apéndices verticales y alargados en los extremos de las velas) aportan información sobre cómo ha evolucionado el precio de la vela en la fracción de tiempo escogida (1 minuto, 15 minutos…). Las sombras pueden ser alargadas o cortas. Las alargadas indican que en ese periodo de tiempo ha habido algún momento que el bien ha cotizado a un precio muy superior o inferior respecto al cierre y/o apertura.

Una vez estudiada la parte técnica, es importante saber cuándo comprar. No hay normas fijas y depende de la actitud de cada uno. No obstante, es importante reconocer que cuando un precio está bajando, para unos es momento de vender y para otros de comprar. Aunque las gráficas de velas japonesas den información de los mercados financieros, su evolución se comporta como la economía real, es decir, según la ley de oferta y demanda. Por lo tanto, si hay una gran demanda el precio subirá y si, por el contrario, hay muchos inversores interesados en vender el precio bajará.

La inversión en bolsa se basa en las matemáticas, pero no de forma determinante. Los precios se ven influidos por las expectativas, la evolución de la economía y las noticias.

Autor: Daniel Moreno (10 octubre 2017)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!