¿Cómo buscar trabajo en Internet y las redes sociales?

Encontrar se ha convertido en una de las mayores preocupaciones en nuestro país y las nuevas tecnologías han llegado para ayudarnos. La aparición de portales dedicados a la y de empleos comenzó a finales de los 90. Desde entonces hasta hoy, 20 años después, el ha entrado de lleno en la era digital.

Las formas de contratación tradicional (os personales, Públicos de Empleo, anuncios en prensa, de selección o ETT´s empresas de trabajo temporal) conviven con las tecnológicas (webs corporativas, portales especializados en empleo, , aplicaciones). Entonces, ¿dónde es más efectivo buscar trabajo? Según el Infoempleo y Adecco sobre redes sociales y , casi un 60% de los españoles combina la búsqueda de trabajo online con los métodos tradicionales, dependiendo del perfil laboral: los centros de formación, universidades, centros de posgrado o de formación profesional funcionan muy bien para los primeros empleos; las ETT y los Servicios Públicos de Empleo tienen su fuerte en perfiles de menor cualificación y trabajos más generalistas; la prensa y las empresas de selección sirven a directivos; mandos intermedios y técnicos son los que más utilizan las nuevas tecnologías para encontrar un empleo.

Al otro lado, el de las empresas, la situación también evoluciona: un 70% de los departamentos de Recursos Humanos están inmersos en procesos de transformación digital según el primer estudio sobre la Transformación Digital de los Recursos Humanos en España, elaborado por Incipy e Inesdi, y presentado hace poco más de un mes en el que se recogen las respuestas de más de 100 directores de RRHH.

No es de extrañar, entonces, que en los últimos años hayan proliferado redes sociales y apps especializadas en la búsqueda de empleo hasta el punto de que es habitual encontrarnos con ofertas de cursos de formación que enseñan a buscar trabajo online e instruyen sobre técnicas de reclutamiento, herramientas para elaborar un curriculum, cómo hacer entrevistas por Skype y cuáles son los mejores portales y servicios de empleo en Internet.

Por lo tanto, las nuevas tendencias vienen a demostrar que cada vez es más importante publicar un perfil profesional que recoja tus objetivos, trayectoria y competencias. La cuestión, hoy en día, no es buscar trabajo en el mundo digital sino cómo y dónde hacerlo. Portales generalistas como Infojobs o las redes sociales como Facebook, LinkedIn e incluso Twitter son los canales más utilizados, plataformas que, a su vez, se han visto respaldadas por infinidad de aplicaciones, propias o independientes, que ayudan a diseñar el curriculum, a moverlo por la nube digital y que, además, ofrecen servicios complementarios como informes, estadísticas y consejos (Jobeeper, Indeed, Alerta empleo, etc). .

La oferta es amplísima y hay que seleccionar: los portales generalistas, los primeros que aparecieron en el a finales de los 90, están perdiendo credibilidad. Un rápido análisis de los comentarios que realizan los deja bien patente que la labor de buscar trabajo en Internet es “frustrante”: muchos candidatos para un sólo puesto, requisitos muy exigentes, sueldos muy bajos, perfiles bajos, … Además, hay una explicación oficiosa: en realidad, gran parte de las ofertas son falsas. ¿Y por qué? La razón oficiosa es que los clientes de esos portales no son los usuarios que buscan trabajo, sino las empresas a las que cobran una cantidad por cada oferta publicada. De ahí que cuantas más ofertas haya, mayores tendrá la plataforma.

A esto hay que añadir que según un estudio de Adecco, publicado hace 5 meses, el 80% de las ofertas de empleo que se generan en España están ocultas. Esto quiere decir que no se hacen públicas porque son cubiertas por las empresas de manera interna.

Ante esta situación, han surgido algunos detractores que consideran que, la mayoría, son plataformas masificadas, de escasa calidad y orientadas al mercado nacional. En este sentido, si algo ha facilitado Internet, es la búsqueda de trabajo en el extranjero con la creación de plataformas online que contienen interesantes alternativas para rastrear empleo en Europa y en otros países.

¿Qué hacer, entonces? Alternativamente, han surgido otros portales profesionales, con ofertas de calidad y específicos para perfiles más altos como LinkedIn -y su app- que, además de un portal de empleo, es una red social para que los profesionales hablen entre sí. Un valor añadido basado en una vieja tradición: ampliar la red de os.

Actualmente, se centra en portales especializados orientados a sectores concretos. Así encontramos webs sectoriales enfocadas a la búsqueda de trabajos relacionados con las tecnologías, el diseño, los , para mujeres, para mayores de 45 años, ….

Ya no podemos vivir al margen de las redes sociales y, en la difícil tarea de buscar trabajo, toca reinventarse y sacar partido a nuestra marca personal en el sitio adecuado. Por eso, algunos expertos recomiendan la elaboración de un blog o web propia que recoja no sólo tus conocimientos y experiencia profesional, sino tu día a día reflejado en cada actualización. Sin duda, es la mejor tarjeta de presentación individual, sin olvidar, por supuesto, que el mejor complemento a un impecable curriculum son las relaciones personales.

Autora: Elvira Calvo (11 de marzo de 2018)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!