¿Alquilar o comprar vivienda?

“Si pinchas aquí podrás acceder al anuncio de alquiler en Idealista de la casa de este economista observador. El anuncio no tiene interés para este blog pero he pensado que explicar la decisión sí que puede tenerlo. Desde que me independicé viví de alquiler hasta que compré esta vivienda. La casa la compré sobre plano hace diez años aunque no me la entregaron hasta 2006.

De niño vivía en Fuencarral y Las Tablas eran humedales, huertas y terrenos de cultivo de cereal donde venía con la bicicleta. Tuve la oportunidad de comprar al principio de la burbuja y no me arrepiento de ello. Es un barrio nuevo, muy bien urbanizado, con poco tráfico e ideal para familias con hijos pequeños como nosotros.

¿Por qué nos mudamos? El piso nos encanta, la urbanización nos encanta y el barrio nos encanta, tanto que nos mudamos muy cerca para que mis niños sigan en el Colegio del Estudiantes. Un colegio con el método de la Asociación Libre de Enseñanza, bilingüe y concertado, lo cual ayuda a las finanzas familiares. La educación de nuestros hijos es nuestra principal misión y condiciona totalmente nuestra decisión. El problema es que desde que nació mi niño pequeño este economista observador perdió su despacho y la casa se nos ha quedado algo pequeña.

¿Por qué alquilar y no vender? La casa está casi pagada y agredir ahora a los pecios de compra supone perder mucha renta. ¿Es posible que caiga más? Es posible, pero la casa está en primera línea de la prolongación de la Castellana y estamos hablando de una de las mejores localizaciones del Madrid del futuro. Por eso nos la quedamos en propiedad y lo ponemos en alquiler.

¿Comprar una nueva o alquilar? Una vez que tienes una vivienda, si las cosas te van mal en la vida siempre tienes un sitio donde vivir, la compra de la segunda es puramente una inversión y hay que seguir criterios estrictamente financieros. El primer criterio es que siempre puedes comprar deuda pública. El bono a 10 años paga el 6% y el ratio de alquiler anual sobre precio de la nueva vivienda debe estar por encima del 6%. Este ratio en las zonas cercanas al colegio de mis hijos y en el tipo de casa que estamos buscando está próximo al 3%, por eso hemos optado por alquilar.

Pero la vivienda no es un bono ya que el precio es variable. Por lo tanto, la expectativa de variación del precio determina la rentabilidad de la inversión. Nos vamos a mudar a un chalet adosado donde la repercusión de suelo es mucho mayor que en un piso. La burbuja fue principalmente en el suelo y los precios en los adosados aún no han ajustado todo lo que deberían.

En la primavera de 2011 anticipé en este blog que el precio de la vivienda había tocado un suelo. Reconozco que nunca pensé que nuestra querida España acabaría intervenida, con seria restricción de financiación exterior, en un frenazo brusco como el actual y con extrema restricción crediticia. En esos escenarios y sin tipo de cambio, el juste tiene que ser nominal y los precios de la vivienda seguirán ajustando y lo más probable es que sobrerreaccionen.

¿Compraría en el futuro una segunda vivienda? Sin duda. Este economista observador mantiene su confianza en el futuro de nuestra querida España para superar la actual encrucijada en la que nos encontramos. Por eso no vendemos la primera vivienda y no descartamos comprar una segunda. Si fuera primera vivienda ya hay cosas que asumen el ajuste de precio y empiezan a ser atractivos. También creo que el Estado debería fomentar el alquiler para estabilizar el precio de la vivienda con el stock que asuma en el banco malo.

Pero de momento nos vamos de alquiler. Ya se me había olvidado pero mi madre en el último mes ya me ha dicho cuatro veces que alquilar es tirar el dinero. Hay cosas que nunca cambian pero mi madre es maravillosa y me ha aguantado mucho en la vida. Por lo tanto, su fobia por el alquiler es una anécdota.”

Vía cincodias.com/blogs El economista observador, el blog de José Carlos Díez

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!